email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

Jessica Woodworth • Directora de The Barefoot Emperor

“La risa es poder"

por 

- Hemos hablado con Jessica Woodworth, codirectora de la película de inauguración del Festival de Varsovia de este año, The Barefoot Emperor, sobre una Europa que se pudre y cómo reírse de ello

Jessica Woodworth  • Directora de The Barefoot Emperor
(© Jean-Luce Huré)

Escogida como cinta de apertura de la 35ª edición del Festival de Varsovia, The Barefoot Emperor [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Jessica Woodworth
ficha del filme
]
, dirigida por Jessica Woodworth y Peter Brosens, continúa la historia que los directores comenzaron en 2016 con El rey de los belgas [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Jessica Woodworth, Peter B…
ficha del filme
]
. En esta ocasión, el desdichado monarca protagonista (Peter Van Den Begin) tiene la difícil tarea de liderar Europa (o mejor dicho, Nova Europa).

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: La noticia sobre la continuación de El rey de los belgas fue una sorpresa para todos. Las secuelas son un elemento recurrente en Hollywood, pero no en el cine de autor. ¿Fue algo que siempre habíais tenido en mente?
Jessica Woodworth:
La idea de hacer una secuela de una película de autor es ridícula, porque se supone que estas obras son únicas y singulares. Sin embargo, debido a una serie de circunstancias, acabamos visitando la isla de Tito [Veliki Brijun] en Croacia, y fue una experiencia muy peculiar. La isla está llena de animales que corren entre los edificios en ruinas. Todo parece estar fuera de lugar. En ese momento, sentimos que Europa estaba cambiando rápidamente, y que todavía quedaban asuntos pendientes en El rey de los belgas. En la primera película [donde Nicolás III descubre que su país se ha desmoronado en su ausencia], tuvimos que respetar los códigos de un falso documental realizado por el cineasta británico Duncan Lloyd. Esta vez, lo abandonamos en Sarajevo y construimos una historia diferente. No queríamos una road movie, queríamos una película de “viajes”, pero sin carretera [risas]. Los personajes están atrapados en la isla, donde Tito había logrado apaciguar a mucha gente. Por aquel entonces la diplomacia era distinta, y no nos vendría mal recordar algunas cosas.

¿Cómo surge la idea de juntar a todos los políticos en una isla de la que no pueden salir hasta que alcancen algún tipo de acuerdo?
¡Igual que el equipo de la película! Fue una forma muy efectiva de conseguir que todos estuviesen concentrados. Queríamos explorar la descomposición de Europa, que cada vez es más real. La intención era burlarse de la forma tan descarada en la que nuestros líderes emplean la palabra "libertad". El himno de Nova Europa incluye frases como "apreciar nuestra libertad", y es intencionadamente ridículo. Sin embargo, cuando lees las letra de otros himnos europeos te das cuenta de que están totalmente anticuadas y promueven un nacionalismo feroz. Yo soy belga y estadounidense, y sé que un país puede cambiar muy rápido. El concepto que representa "Nova Europa", la noción de expulsar a los individuos "indeseables", e incluso atreverse a tratarlos como basura, no está tan alejada de la realidad. Si no permanecemos unidos, seremos cada vez más frágiles. Hacer sátira política es una forma de combatir las mentalidades cerradas.

La idea de una pareja de directores colaborando juntos sigue siendo inusual, a no ser que estemos hablando de hermanos (lo cual nos hace preguntarnos qué pasa con todas las hermanas).
¡Es verdad, siempre son hermanos! Peter y yo no hacemos películas para ganar dinero ni hacernos famosos. Simplemente adoramos el proceso. El cine es tan importante que sería muy irresponsable dejar que el ego se interponga en el camino. Además, nos ayuda el hecho de tener un sentido del humor parecido. A veces separamos algunas tareas, pero otras veces filmamos juntos. Es como una especie de campamento. La gente piensa que es más difícil para las parejas, ya que no puedes separar el trabajo de tu vida personal, ¡pero lo cierto es que los cineastas no tienen vida personal! Otra razón por la que trabajamos bien juntos es porque compartimos el mismo gusto musical, y la música nos ayuda a comunicarnos mejor que las palabras.

¿Crees que ahora Nicolás se convertirá en Maestro del Universo? Parece una progresión natural.
Creo que se convertirá en Papa. ¡O en un dios! Aunque, si queremos ser prácticos, probablemente deberíamos llevarlo de vuelta a Bélgica. Tenemos muchas ideas, pero que haya dos películas no significa que vayamos a hacer una tercera. Para todas nuestras películas la decisión llegó en un momento concreto, como cuando fuimos a la isla de Tito. Ahora tenemos que ver cómo evoluciona Europa, porque una película debe surgir de un sentido de necesidad. A nuestro alrededor vemos cómo resurgen los muros y se agrava la crisis migratoria, y la mejor manera de afrontarlo es a través de la comedia. La risa te permite pensar de manera diferente. La risa es poder. Cuando la gente se atreve a reír se vuelve más fuerte.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también

Privacy Policy