email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

BLACK NIGHTS 2019 Competición

Łukasz Kośmicki • Director de The Coldest Game

"Creo que solo hay dos categorías de películas: las buenas y las malas"

por 

- Cineuropa ha entrevistado a Łukasz Kośmicki para hablar sobre su primer largometraje, The Coldest Game, que ha tenido su estreno internacional en la competición del Festival Black Nights de Tallin

Łukasz Kośmicki • Director de The Coldest Game
(© Mateusz Ochocki)

Llevó unos seis años desarrollar The Coldest Game [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Łukasz Kośmicki
ficha del filme
]
, rodada en Polonia pero con el guion en inglés, y con un reparto internacional en el que podemos encontrar a Bill Pullman, Lotte Verbeek y Aleksey Serebryakov. The Coldest Game, una película perteneciente al género de películas de espías y ambientada en la Varsovia de la década de los 60, dos imperios enemigos se enfrentan: Estados Unidos y Rusia. La película es el vanguardista debut del famoso director de fotografía Łukasz Kośmicki. Cineuropa lo ha entrevistado para hablar sobre su primera película, que ha tenido su estreno internacional en la competición del Festival Black Nights de Tallin.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: El Palacio de la Cultura y la Ciencia es uno de los puntos de referencia de Varsovia, un “regalo de Stalin al fraternal estado polaco” y un importante protagonista en tu película. ¿Qué sentimiento te produce este edificio, y qué tipo de “protagonista” era para usted?
Łukasz Kośmicki: la primera vez que vi el palacio tenía ocho años, y a día de hoy me sigue impresionando, a pesar de haber vivido en Varsovia casi 30 años y de haber pasado por delante de él todos los días. Como cualquier obra arquitectónica totalitarista, se ve genial frente a una cámara. Para The Coldest Game, elegimos aquellas partes del palacio más próximas a los proyectos del arquitecto y político nazi Albert Speer.

El punto principal de la trama es una partida de ajedrez entre jugadores rusos y estadounidenses, durante la gran crisis de la Guerra Fría. ¿Qué es lo más atractivo de esta idea para ti?
Fue una mezcla de varios elementos: el increíble estilo de los 60, los coches y el vestuario, el lado oscuro del Telón de Acero, espías, una partida de intelectuales al ajedrez y un miedo, aún presente, a la Guerra Fría. Aparte de todo eso, el proyecto tenía un gran protagonista: un jugador de ajedrez estadunidense, un genio imperfecto, rodeado de un entorno hostil. Tiene unos sesenta años, lo que significaba que podríamos darle el papel a un buen actor estadounidense. Dado que hay tan pocos papeles para hombres de esa edad, pensamos que “pillar” a alguien bueno sería más fácil.

Hablando de ello, a los pocos días del rodaje, tuviste que cambiar su actor principal...
Tras cinco días de rodaje, William Hurt, que interpretaba a Joshua Mansky, tuvo un desafortunado accidente en uno de sus días libres. Se vio obligado a dejar la película. Pudimos mandarle un guion a Bill Pullman, que lo leyó y enseguida aceptó despegar hacía la helada Polonia. Es irónico cómo la vida, realmente, se reencuentra con el arte: en la película, un maestro del ajedrez sustituye a otro y viene a Polonia a jugar la partida. En la vida real, un maestro de la actuación tomó el lugar del otro también.

En The Coldest Game, que también trata sobre un juego de espías, la información es un recurso clave. Este es también tu caso, porque escondes algunos hechos al público, solo los revelas en el momento perfecto. En el guion escrito con la colaboración de Marcel Sawicki, ¿cómo trabajaste en este aspecto para mantener al público intrigado y no hacer que este se perdiera o se confundiera?
En este género, es realmente importante lo que yo llamo jugar con el público, y esto requiere esfuerzo no solo al escribir el guion, sino durante la grabación y edición. Hicimos algunas proyecciones de prueba en Polonia y Estados Unidos para ver si la película sería clara para el público. Las conclusiones fueron sorprendentes, pero decidimos aceptarlas. Por ejemplo, el público en el mundo digital no sabe lo que es una microfilm, y en nuestra película esto juega un papel importante: contiene información altamente confidencial. Casi nadie entendió la escena con una microfilm escondida en el corcho del champán, algunas personas se preguntaron si ahí había escondida una memoria USB, a pesar de que la película está ambientada en 1962. Decidimos añadir algunas tomas sencillas para revolver este problema.

La película está ambientada en Polonia, pero se ha grabado en inglés con un reparto internacional. ¿Tiene esta película una “nacionalidad”?
Creo que el conocimiento del público ha evolucionado y no es tan reticente a la hora de ver películas extranjeras, aunque en ellas se hablen lenguas exóticas. Para mí, fue importante que los protagonistas pudiesen hablar en sus lenguas nativas porque incrementaba el realismo de la película, aunque The Coldest Game es toda ficción. Con respecto al concepto de la nacionalidad, creo que solo hay dos categorías de películas: las buenas y las malas.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés por Alba Barberá Hurtado)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también

Privacy Policy