email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

GÖTEBORG 2020

Åsa Sjöström • Directora de The Last Circus Princess

"Las familias circenses siempre permanecen juntas"

por 

- Cineuropa habló con la fotógrafa y directora debutante Åsa Sjöström, que proyecta The Last Circus Princess en el Festival de Göteborg

Åsa Sjöström  • Directora de The Last Circus Princess

En The Last Circus Princess [+lee también:
entrevista: Åsa Sjöström
ficha de la película
]
, proyectada en la competición de documentales nórdicos del Festival de Göteborg, Åsa Sjöström da protagonismo a las mujeres que están detrás del Cirkus Rhodin, uno de los últimos circos en Suecia, dirigido por la séptima generación de artistas, que no se rinde.

Cineuropa: ¿Qué te hizo querer mostrar algo que se ha vuelto tan impopular? Está de moda estar en contra del circo, en lugar de lamentar su desaparición.
Åsa Sjöström:
Intento no centrarme mucho en la idea de que el circo es todo maltrato animal. Mis personajes hablan sobre ese tema, pero decidí mostrar a ellos y en la forma en la que ellos tratan a los animales. Los animales parecen divertirse y todo el que vea esta película lo podrá comprobar.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cuando era pequeño, mis padres me llevaban al circo. Me encantan los caballos y todavía sigo montando a caballo. En aquel momento, no pensaba en si trataban a los animales bien o mal. Mi película no es una opinión política sobre mi posición con respecto a este tema, pero es una de las razones por las que el circo, como cultura, está muriendo. Hay personas buenas y malas en todos lados. Nunca se tiene la oportunidad de escuchar a los que están detrás de esto y en este caso, está dirigido por mujeres. Este es un mundo matriarcal, por lo que es bastante inusual. Cuando naces dentro de una cultura que poco a poco está desapareciendo, ¿cómo sobrevives? Sólo quedan dos circos en Suecia, por lo que es importante darles voz.

Aunque Simona, la heroína del titular, es todavía muy joven. Parece que vive en el pasado cuando habla de los días de gloria de su madre o abuela como si fuesen los suyos propios.
La gente se disfrazaba y ciudades enteras acudían a verlo. Ahora deben viajar a pueblos pequeños donde no hay otra cosa que hacer. Mucha de la gente que quiere seguir con ello, incluidos los que no tienen animales, están luchando. Diría que la gente del campo está más familiarizada. ¡Los niños de Estocolmo probablemente no saben siquiera lo que es un circo tradicional! El año pasado, Cirkus Rhodin comenzó su temporada en Malmö y creo que lo volverán a hacer. Quizás es una nueva tendencia para padres como yo, que queremos que nuestros hijos levanten la vista de su iPad o iPhone de una vez y vean algo real.

Hay un momento en el que se dice que no tienen permitido colgar carteles, por lo que la gente no sabe que llega el circo. ¿Por qué mostrar la parte menos emocionante de todo esto, todo el papeleo y las solicitudes de permisos?
Para ellos es un trabajo normal. Como trabajador en el mundo cultural, es algo con lo que simpatizo y reconozco, aunque en mi caso no tengo que lidiar con gente que odia lo que hago. Me fascinó como intentan sobrevivir. Estas mujeres nacieron en esto y son unas luchadoras. No saben nada más, solo que quieren continuar este legado a toda cosa, aunque se convierta en algo imposible. Mientras haya público de cualquier tipo, ellas seguirán adelante.

Y tú también. ¡Has hecho una road movie!
Conducía mi coche y algunas veces también dormía en él. Después alquilé una caravana para así poder dormir mejor [se ríe]. Todavía trabajo como fotógrafo y este es mi primer documental, así que claramente no podía estar con ellos todo el tiempo. Todavía tenía que pagar las facturas. Siempre que me iba, me llamaban diciéndome: “¡Te echamos mucho de menos!” Aprendí mucho haciendo esta película. Siempre me ha gustado contra historias y cuando tienes tiempo de trabajar en un proyecto, el resultado es más sincero, supongo. Comienzas a sentir las emociones de los demás.

¿Piensas que este estilo de vida tan particular y, por ejemplo, el hecho de no estar atadas a un solo hogar, dio más libertad a estas mujeres?
Son muy independientes y solo confían en ellas mismas. Diana, la madre de Simona, dirige el circo, su compañera Irene se encarga del resto y Simona es la estrella. Estas familias circenses siempre permanecen juntas. Me fascinó el impacto de estas mujeres, también porque me gusta mostrar a las mujeres en todo lo que hacen. Y sí, creo que sienten que tienen libertad.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés por Eva Martínez)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también

Privacy Policy