email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

SUNDANCE 2020 Competición World Cinema Dramatic

Visar Morina • Director de Exile

"Quería mostrar la sensación de estar atrapado en tu propio punto de vista"

por 

- Hemos hablado con el director alemán Visar Morina con motivo del estreno mundial de su largometraje Exile en el Festival de Sundance

Visar Morina  • Director de Exile
(© Maria Asselin-Roy/Sundance Institute)

El cineasta kosovar afincado en Alemania Visar Morina ha presentado su nueva película, Exile [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Visar Morina
ficha del filme
]
, en la Competición World Cinema Dramatic del Festival de Cine de Sundance. La historia se centra en un hombre consumido por la locura y la paranoia, generando un microcosmos opresivo que tiene un efecto universal. El protagonista es un inmigrante que cree que sus compañeros de trabajo lo están acosando por ser extranjero. Exile también formará parte de la próxima edición de la Berlinale, dentro de la sección Panorama.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: ¿Cómo desarrollaste la historia?
Visar Morina: Fue un proceso muy rápido. Al principio, me interesaba más crear una atmósfera que una historia concreta. Tenía ciertas escenas e imágenes en mente, y al cabo de tres meses ya había terminado el guion. Para los personajes principales me basé en ciertas características y peculiaridades de personas que conozco, o que he conocido en algún momento de mi vida. Para mí era importante crear un ser humano con imperfecciones y obtener un retrato realista. Al igual que en la vida real, nadie es completamente bueno o completamente malo, y lo cierto es que me gustan todos mis personajes por diferentes motivos.

El protagonista, Xhafer, es una especie de antihéroe.
En realidad yo no estoy de acuerdo. Es interesante ver las expectativas que tiene la audiencia en muchos casos. Los estándares por los cuales se juzga a un personaje en una película son a menudo muy estrictos. Creo que si empleamos el mismo baremo para justificar el comportamiento de las personas que nos rodean solo quedaría gente buena. Como dije antes, cometer errores es parte del proceso.

Exile se centra en la paranoia, la del personaje principal y la de sus compañeros. Sin embargo, parece que hablas del tema en un sentido más amplio, involucrando a toda la sociedad. ¿Era esa tu intención?
Vivimos tiempos paranoicos, sobre todo en la sociedad alemana, que es la que conozco mejor. Experimentamos un cambio radical en los últimos años. En 2015, estábamos convencidos de la necesidad de ayudar a los refugiados y nos sentíamos bien al respecto. Sin embargo, en 2016, todo cambió por completo. Las agresiones a mujeres por parte de hombres árabes durante la noche de Fin de Año llevaron a la opinión pública en una dirección hostil, una opinión que fue moldeada y avivada por los medios de comunicación y, en última instancia, por los políticos. A partir de entonces, surgió un insulto especial para aquellas personas que simpatizaban con los "refugiados". Se generó una desconfianza hacia todos los extranjeros. Es precisamente este estado emocional lo que me preocupa y lo que quería expresar en la película. Con Exile, quería mostrar la sensación de estar atrapado en tu propio punto de vista, lo cual te impide ver todo lo demás.

¿Cómo encontraste al protagonista?
Fue muy difícil. El actor tenía que hablar muy bien alemán, pero mantener un acento claro y tener la edad adecuada. Tuve el mismo problema para encontrar niños que interpretasen a hijos de inmigrantes en mi anterior película [Father [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Visar Morina
ficha del filme
]
]. En esta ocasión no había más de 50 o 60 actores que cumplieran los criterios, así que fue una suerte encontrar a Mišel Matičević, que hizo un trabajo excelente.

Básicamente, la narración se concentra en unos cuantos espacios interiores que rápidamente se vuelven claustrofóbicos. ¿Cuál era el concepto visual?
Mi intención era reducirlo todo al mínimo. La repetición es muy importante para mí, por ejemplo en el vestuario, la decoración y los temas. Uno de mis sueños sería repetir el primer segundo de una película durante dos horas. En ese sentido, me siento influenciado por autores como Beckett. Quería alternar entre habitaciones completamente vacías y completamente llenas. Por otra parte, los pasillos del edificio eran muy importantes para evocar una sensación de complejidad. Trabajé intensamente con Christian Goldbeck, encargado del diseño de producción, para crear tantos contrastes como fuera posible.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también

Privacy Policy