email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

DOCPOINT 2020

John Webster • Director de Eye to Eye

"Lo imposible puede suceder"

por 

- Hemos hablado con John Webster, el director de Eye to Eye, que ha tenido su estreno mundial en la edición de este año del festival finlandés DocPoint

John Webster  • Director de Eye to Eye

En Eye to Eye [+lee también:
entrevista: John Webster
ficha del filme
]
, John Webster muestra la alternativa al método “ojo por ojo” recomendado por la Biblia, cuando los miembros de una familia se encuentran con los asesinos de sus seres queridos según las normas del programa de justicia reconstituyente, que junta a la víctima y al delincuente. Hemos hablado con Webster sobre la película que ha tenido su estreno mundial en DocPoint.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: Se sigue teniendo esta concepción de que los países nórdicos son algo así como un lugar de ensueño. ¿Por qué ha decidido mostrar el lado oscuro?
John Webster: Antes estaba metido en una producción de teatro documental, y a través de eso, descubrí el programa de justicia reconstituyente. Trata problemas muy importantes, sobre todo en lugares como Finlandia, donde las personas tienen dificultades para hablar sobre sus sentimientos. La principal función del programa es ayudar a las personas a llorar la muerte tras una pérdida traumática, la cual también he experimentado. No es apto para todo el mundo, pero puede ser bastante eficaz. Los miembros de la familia de las víctimas de delitos violentos entran en un país donde no pueden estar de luto. Bajo nuestra experiencia, cuando un ser querido muere, podemos empezar el proceso después del funeral. Pero en su caso, hay una investigación policial y sesiones en el tribunal. Puede llevar años para que se dicte una sentencia, y no hay tranquilidad, solo un recuerdo constante de lo que pasó. Una de dos: o la gente pospone su duelo o aprende a vivir sin él. Pero aquí es donde surge el problema, que lleva a la depresión, la incapacidad de trabajar, y los pensamientos suicidas. Llorar la muerte no es el problema, el problema es cuando no se es capaz de hacerlo.

La idea de mirar a alguien que ha matado a una persona que quieres es bastante aterradora, por no mencionar el hablar del tema en gran detalle.
Cada vez que le cuento a la gente sobre este tema, reaccionan de esta manera. ¡Es aterrador! Pero si hay preguntas sin respuestas, es bueno encontrarse con el delincuente. En un caso, la persona que muestro hacía 13 años que había perdido a su hija. Había llevado el odio consigo durante años, sin poder pasar página. Los moderadores del diálogo reconstituyente siempre empiezan con el miembro de la familia (es por su bien). Se fijan en lo que necesitan dar respuesta, y luego entrevistan al delincuente. La primera norma es el arrepentimiento. Después tratan de averiguar si él o ella puede responder a estas preguntas, que muy a menudo empiezan con un “¿por qué?” Hay una expresión en Finlandia que dice “el conocimiento es dolor”. Pero en este caso, saber la verdad realmente ayuda.

¿Ha pasado al revés? Es decir, ¿que el asesino contacte primero? Y al ser el enfrentamiento en sí tan íntimo, ¿tuvo algún problema a la hora de convencer a las personas a que participasen en la película?
En los últimos años sí ha pasado, y cada vez vemos a más familias que deciden hacerlo también. Esto fue definitivamente una preocupación para mí, ya que no quería rodar el encuentro para no influir en el mismo. Habían esperado años, por lo que quería meterlos de lleno sin distracción alguna. Colocamos las cámaras detrás de esta pared camuflada donde las escondimos, a pesar de que sabían que estábamos allí. Se parecía un poco al cine en plena naturaleza. Comenzamos este proceso por etapas en las que acordamos con las dos partes de que se nos permitía grabarlos, pero nada era seguro de si podríamos utilizarlo. Luego darían el visto bueno a la película en la etapa de la edición definitiva. Nunca quise mostrar fotos de la escena del crimen o involucrar a terceros. Quería que ellos tuviesen esa sensación de control.

Al final, ¿formó realmente parte de este proceso terapéutico? Ellos comparten demasiado.
Supongo que uno no puede apartarse por completo del proceso. Conocí el otro día a Audrius Stonys [director lituano], y dijo que cuando se trata de directores de documentales, con un ojo sienten y lloran con los personajes principales, y con el otro ven lo que el público verá. Sí, estaba presente y es prácticamente eso, sobre todo con un tema como este, de asuntos relacionados con una pérdida traumática. En la película, una persona habla sobre el miedo constante a que les pase algo a sus hijos porque ya sabe que “lo imposible” puede suceder, y que todo tu mundo puede cambiar con solo una llamada telefónica.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés por Alba Barberá Hurtado)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también

Privacy Policy