email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

BERLINALE 2020 Panorama

Guillaume Brac • Director de À l’abordage

"Las cuestiones políticas y sociales están al fondo, detrás de una pantalla de ligereza y comedia"

por 

- BERLINALE 2020: El director francés Guillaume Brac habla sobre el origen de su divertida À l’abordage, presentada en la sección Panorama

Guillaume Brac • Director de À l’abordage

El cineasta francés Guillaume Brac, descubierto con Tonnerre [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Guillaume Brac
ficha del filme
]
, y apreciado por Contes de juillet [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
y el documental L’Île au trésor [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Guillaume Brac
ficha del filme
]
, regresa con À l’abordage [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Guillaume Brac
ficha del filme
]
, estrenada en la sección Panorama de la 70ª Berlinale

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: ¿Qué temática principal quieres tratar en À l’abordage?
Guillaume Brac: Como casi todas mis películas, empieza con una especie de intriga sentimental, de deseo, de amor problemático. Pero en el fondo, me interesaban las relaciones entre jóvenes diferentes, de mundos sociales y culturales diferentes. En esos días de verano, coinciden por casualidad personas que de otra forma nunca se hubieran conocido, y que consiguen (como el trío de chicos) consolidar una relación de camaradería y de amistad. 

¿Qué medios sociales querías representar?
Primero, están los que trabajan, Félix y Chérif, uno es una especie de enfermero a domicilio y el otro es reponedor en un supermercado. Quería sumergirme en una Francia de vacaciones y estos dos jóvenes no suelen irse de vacaciones puesto que no tienen esa cultura. Además, intento meter a estos dos jóvenes negros en el universo de un cine que no los acoge tan fácilmente. La cuestión racial no es el tema central de la historia, pero influye en las relaciones entre los personajes. Intenté encontrar este equilibrio sutil con los actores, teniendo en cuenta que no escribí los papeles antes del casting, sino al revés: encontré a los actores y después escribí el guión para ellos. Todo parte de un encargo de la directora del Conservatorio Nacional de Arte Dramático: escribir para una promoción de jóvenes actores. Cuando los conocí, elegí a doce de los treinta, y me sorprendió que dicha promoción fuese casi una fotografía de la sociedad francesa actual, un reflejo de la realidad.

Sin ser un documental, la película es una especie de sustrato.
Mi primer encuentro con estos jóvenes actores consistió en conversaciones individuales de una o dos horas sobre temas muy personales: su trayectoria, su infancia, sus frustraciones, sus sueños, etc. Los personajes nacieron de estas conversaciones que despertaron mi imaginario. Además, estaba el hecho de que todos son jóvenes actores, con muy poca experiencia en el cine, y no era buena idea darles papeles que necesitaran una gran composición. Había que apoyarse en su juventud, su energía, su lenguaje, sus códigos, etc. 

Comedia, casi burlesca, realismo social, sentimental, ¿la mezcla de géneros es fácil de dosificar? 
En cada película, intento encontrar ese equilibrio que me apasiona entre la risa y las cuestiones más mordaces, más violentas eventualmente. Esta película es donde más me centro en la comedia. Las situaciones pueden ser cómicas con malentendidos, e incluso burlescas, pero hay momentos dolorosos y una especie de melancolía que atraviesa toda la película. En la confrontación de ese Édouard rubito, que viste bermudas, un poco rígido, con dos tipos que lo embaucan, tenía un antagonista de clase bastante divertido, pero que por momentos resulta desagradable. Félix dice palabras muy duras cuando afirma que no soporta la cabeza de niño del coro de Édouard y a la inversa, Édouard habla de personas maleducadas. De hecho, es muy violento. El encuentro de estos tres chicos me interesaba porque provocaba situaciones muy divertidas y ponía en evidencia la dificultad de estos dos mundos para encontrarse y convivir en armonía. El objetivo de la película era ese afecto que terminamos sintiendo al pasar tiempo juntos.

¿La comedia es el medio ideal para abordar temas serios?
Es como una forma de cortesía. La frontalidad me puede gustar en algunos cineastas como Gérard Blain o Robert Bresson, pero para mis películas, necesito que las cuestiones políticas y sociales sean tratadas con sutileza, a través de la comedia.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también

Privacy Policy