email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

ESPAÑA

Gracia Querejeta • Directora de Invisibles

"Ahora es más difícil hacer cine que televisión"

por 

- Gracia Querejeta estrena Invisibles, donde tres actrices en la madurez charlan en un parque sobre la crisis de esa edad, tema poco tratado en el cine

Gracia Querejeta • Directora de Invisibles

Gracia Querejeta (Madrid, 1962) aborda en Invisibles [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Gracia Querejeta
ficha del filme
]
–un film de, con y sobre mujeres (aunque los hombres están también presentes)– el peliagudo asunto de llegar a la cincuentena en una sociedad y un momento en que se infravalora la veteranía y la experiencia. Protagonizada por Emma Suárez, Nathalie Poza y Adriana Ozores, la película llega a las salas españolas el 6 de marzo con Wanda Visión. La cineasta desgrana a continuación algunas de sus claves.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)
Cineuropa Survey 2020

Cineuropa: ¿Por qué se rodó Invisibles en Cáceres, en su Parque del Príncipe?
Gracia Querejeta: Estuvimos localizando por varios parques de Extremadura. También en Plasencia y en Badajoz, pero para encontrar un parque con las dimensiones adecuadas tuvimos la enorme suerte de que hubiera uno en Cáceres. Además, el Retiro de Madrid hubiera sido excesivamente grande y es difícil rodar ahí; exige demasiados requisitos. En cambio, en Cáceres todo han sido facilidades.

Es esta una película con muchos diálogos. ¿Cómo se planifica un guion así?
Con mucho cuidado, tiempo y minuciosidad, sabiendo que luego habría que cortar en montaje. Ha sido una gran tarea: parece fácil cuando la ves, pero Invisibles es uno de los films más difíciles que he rodado. Porque es muy extraño tener a tres personajes en un parque casi constantemente andando. Por eso hubo que diseñar los recorridos y ensayamos con las actrices allí mismo, in situ.

Enlaza esta película con todo un cine de diálogo, como las películas del francés Éric Rohmer o la trilogía norteamericana Antes del anochecer...
Hay películas que tienen ese sostén: diálogo y actores. En mi cine siempre ha habido palabra, para mí es un arma importante de comunicación, como la mirada y los silencios, que son bastante elocuentes muchas veces; también en esta película lo son. Invisibles es un film de diálogos y por eso tenía el enorme riesgo de que nunca enseñábamos lo que estaba pasando en on, sino que está todo en off. No se ven las cosas de las que hablan los personajes centrales: es el gran reto, pero hemos conseguido que fluya. Incluso en un momento del ensayo, Emma Suárez me preguntó “¿Qué actor interpreta a mi jefe?” Porque ya veía las secuencias con su jefe, al que se nombra, pero quien nunca aparece en pantalla.

¿Has escrito el guion con Antonio Mercero?
Llevamos más de diez años trabajando juntos. Para mí no es un problema que el guionista sea un hombre, sino todo lo contrario: me parecía interesante hasta qué punto él se podía identificar con todos estos asuntos tratados, y crear conmigo estas historias. Y no fue nada difícil, porque aunque parece que el target del film es el grupo de mujeres de más o menos cincuenta años, todos sus productores son hombres... Yo creo que los hombres se sienten también invisibles a partir de cierta edad y tenemos problemas comunes.

Es una película valiente e incómoda porque aborda temas de los que no se suele hablar.
Claro que es incómoda, porque es dura. Yo ya hice la película de las empoderadas, Siete mesas de billar francés, sobre dos mujeres que salen adelante contra viento y marea; a pesar de sus situaciones personales dramáticas, son capaces de levantar un negocio complicado de la nada. Ahora estoy en otra edad: me interesa contar otro tipo de asuntos. Y no me apetece hablar de mujeres de cincuenta poderosas, altas directivas de grandes empresas, sino de la realidad, la que he vivido en mi piel y la veo a mi alrededor, en mis amigas. Me interesaba acercarme a eso, y no es cómodo. No creo que todas las mujeres de esa edad se vayan a sentir identificadas, pero creo que unas cuantas, desde luego que sí.

Nadie te advierte de algunos conflictos tratados en Invisibles
A mí me avisó Mercedes Sampietro: cuando ella tenía 50 años y yo 30. Estábamos rodando Cuando vuelvas a mi lado y me dijo “Tú todavía no te has enterado, pero hay una edad y un momento cuando te conviertes en alguien invisible como mujer y como más cosas”. Y yo le decía: “Venga ya, no seas paranoica. ¿Qué dices? Si eres guapísima y además eres actriz”, pero creo que tenía razón.

Ya lista para su estreno Invisibles, ¿en qué estás trabajando ahora?
Con una serie para TVE y DeAplaneta, con participación alemana, basada en la novela Ana, de Roberto Santiago, quien ha escrito el guion junto a Ángela Armero. Salvador García Ruiz y yo seremos los directores. Maribel Verdú, la protagonista. Cuando podemos, rodamos cine, pero ahora es más difícil que hacer televisión, pues ésta demanda contenido, con tantas plataformas digitales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también