email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

PRODUCERS ON THE MOVE 2020

Olmo Figueredo • Productor, La Claqueta

"Nuestros contenidos están destinados al mercado internacional"

por 

- El sevillano Olmo Figueredo ha sido seleccionado por España para participar en Producers on the Move 2020 y hemos hablado con él

Olmo Figueredo  • Productor, La Claqueta

Al frente de La Claqueta junto a su socio Manuel H. Martín (director asimismo del Festival de Huelva), Olmo Figueredo está detrás de películas de todos los géneros, desde el documental (Nacido en Siria [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
) hasta el terror (Ánimas [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
) o el drama histórico (La trinchera infinita [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Aitor Arregi, Jon Garaño y…
ficha de la película
]
). Este productor andaluz ha consolidado una carrera y un prestigio a base de títulos de todos los géneros y formatos, con la mirada siempre puesta en Europa. Ha sido seleccionado por España para participar en los Producers on the Move 2020 de la EFP y hemos hablado con él.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: ¿Cómo llegaste a la producción: estudiaste cine?
Olmo Figueredo:
Yo lo tengo marcado desde niño: tengo un cortometraje documental que se titula Me llamo Olmo. Mis padres decidieron bautizarme así tras ver Novecento, de Bernardo Bertolucci, en 1979. Me he criado viendo clásicos de los hermanos Marx, Chaplin, el Gordo y el Flaco, Billy Wilder, Berlanga y Buñuel. Mis padres son médicos, pero mi padre rodaba cortos amateur siendo universitario. Así que tuve claro que quería estudiar Comunicación Audiovisual, aunque para mí fue un poco frustrante porque soy hiper activo y en la facultad todo era teórico y muy intengible, así que en el tercer año creé la sociedad con mi socio Manuel. Al principio dábamos un servicio de publicidad mientras íbamos aprendiendo, y con el dinero que ganábamos lo invertíamos en equipamiento. En 2004 hice el master de la Media Bunisses School en Ronda, y eso me animó a intentar ser internacionales y pensar que nuestros contenidos se hicieran para un público universal y no sólo local.

¿Cuáles son tus criterios o intuiciones a la hora de aceptar un proyecto cinematográfico?
Durante los cinco primeros años de nuestra empresa nos dedicamos a hacer publicidad y conseguimos trabajar para empresas como Cruzcampo, Armani o Sony, haciendo vídeos de comunicación: aprendimos a vender ideas y mi trabajo fue de comercial. Así aprendes que la única manera de ser eficiente es creer en el producto que vendes y el cine, si lo tratamos de una manera puramente industrial, también es un producto. Así que o me enamoro completamente y creo firmemente en la historia y la mirada que ofrece un o una cineasta o no doy el paso. También me enamoro de historias en el momento vital que estoy viviendo: yo he ido cambiando y también las historias que elijo en cada momento.

Y veo en tu curriculum que te enamoras de todos los géneros...
Claro, porque yo empecé haciendo vídeos de bodas. Me encanta dar charlas a estudiantes: tengo una titulada De las bodas a los Goya. Cuando montamos el negocio hacíamos vídeos de boda los fines de semana y con el dinero ganado invertiamos en equipo para buscar clientes y trabajar con ellos de lunes a viernes. Ese plan de negocio tan funcional te lo puedes llevar a cualquier cosa: nosotros disfrutamos de una manera brutal la producción y dirección de aquellos vídeos y fue un aprendizaje espectacular, porque una boda es una producción que tiene lugar en un único día y no puedes fallar. Soy un enamorado del audiovisual y pienso que hay que ir paso a paso, por lo que empecé con la publicidad, luego con cortos, después con los documentales menores de 60 minutos y pasamos a los largos documentales con 30 años de oscuridad, que fue nominado a los Goya. Luego produjimos series documentales y largometrajes de ficción, y ahora desarrollamos series.

¿En qué proceso de un título, desde el guion al estreno, te involucras más?
Soy productor creativo y me gusta involucrarme en todo, sabiendo que mi función consiste en intentar dar y ofrecerle al director las herramientas posibles para que lo que imagina sea capaz de llevarlo a la práctica. Eso implica trabajar desde el desarrollo del guion, aunque también acompaño en rodaje: me convierto en un psicólogo a veces porque es muy estresante para el cineasta enfrentarse, tras muchos años de imaginar algo, a ese instante en que tiene que decidir si repite un plano o no. Pero sólo estoy con el director si él quiere: no comento si no me pregunta, porque es su momento. Y en la postproducción también me implico, claro: al final los productores estamos años involucrados en una película.

¿Llevas algún proyecto a Producers on the Move con ánimo de encontrar socios internacionales?
Este año Producers on the Move va a ser más necesario que nunca porque todo está parado, por lo que cobra más sentido que 20 profesionales se reúnan on line a seguir sacando adelante los proyectos, porque hay que seguir avanzando. Llevo cuatro, para buscar coproductores europeos: todos son óperas primas, como Secaderos, que dirigirá la granadina Rocío Mesa; Tin y Tina, del extremeño Rubin Stein; Alegría [+lee también:
crítica
tráiler
ficha de la película
]
, de Violeta Salama; y Mamacruz, de la venezolana Patricia Ortega. Todos estos films se rodarán en Andalucía entre 2021 y 2022.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también

Privacy Policy