email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

Francia / Polinesia Francesa

Paul Manate • Director de L’Oiseau de paradis

"En Tahití se respetan las creencias ancestrales: fantasmas, poderes del Tahu’a, tabús"

por 

- El francés Paul Manate habla de su primer largo, L’Oiseau de paradis, rodado en Tahití, entre magia ancestral y realismo contemporáneo, con un fondo de corrupción político-económica

Paul Manate  • Director de L’Oiseau de paradis

L’Oiseau de paradis [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Paul Manate
ficha del filme
]
, el primer largometraje de Paul Manate, se estrenó directamente en VOD a través de UFO Distribution y Premium Films el 24 de mayo debido a la crisis sanitaria.

Cineuropa: ¿Cómo surgió L’Oiseau de paradis?
Paul Manate: Una de mis primas se llamaba Yasmina, como el personaje que interpreta Blanche-Neige Huri. Se parecía a la Yasmina de la película: era una chica rolliza. Vino de la Isla de Rurutu a vivir a nuestra casa cuando yo tenía ocho años. Pasó por momentos difíciles porque no se le daban bien los estudios pero le gustaba fregar los platos, la limpieza, etc. Teníamos un vínculo bastante raro porque éramos muy distintos: yo soy “demi”, mestizo, mi madre es tahitiana y padre es metropolitano. Creé el personaje a partir de los recuerdos que tengo de ella y el reencuentro con su primo, que es una especie de doble mío, aunque yo no soy tan malo como él. Es la oposición entre un personaje corrupto y un personaje más natural, puro, y todos los lugares de la película son los de mi infancia. Después, cuando empecé a escribir, integré elementos sobre el Tahití contemporáneo: el personaje de Gilot está inspirado en Gaston Flosse, la historia del hotel y de las tierras robadas es real, etc. Mezclé hechos contemporáneos con recuerdos de mi infancia. Y la verdadera Yasmina también me contaba leyendas tahitianas antes de dormir, como la que aparece al principio de la película.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Y los extraños poderes de Tahu’a que heredó Yasmina?
En Tahití, las personas son muy religiosas. Hay una gran mayoría de protestantes, pero también hay católicos, mormones, testigos de Jehová, adventistas… Sin embargo, también se respetan las creencias ancestrales: fantasmas, poderes Tahu’a, tabús. Un Tahu’a es una especie de brujo que tiene un gran conocimiento en una materia concreta: está el Tahu’a curandero con las plantas, el Tahu’a de la navegación con las estrellas, etc. Antes, en cada distrito polinesio, el jefe de un clan estaba acompañado por su Tahu’a, que dictaba las leyes y prohibiciones impuestas a la comunidad. Por ejemplo, en la película Tabú, de F.W. Murnau, el Tahu’a desempeña un papel muy importante.

El personaje de Teivi es agregado parlamentario. ¿Hasta qué punto querías desarrollar el lado político de la película?
Yo quería que formara parte del contexto. Pero cuando leímos el guión en la etapa de financiación nos pareció desconcertante porque había varios temas. Lo que más me interesaba era el paraíso perdido y la trayectoria de Teivi, su relación con el territorio, con esa isla que atraviesa en busca de su prima, pero también su viaje de redención. La intriga política que tiene tanto protagonismo al principio de la película desaparece gradualmente para resurgir al final. Sin embargo, esta realidad política y social plagada de problemas de corrupción forma parte del exuberante paisaje tahitiano y yo no quería edulcorarla, aunque no fuese el tema principal.

¿Cómo conseguiste reunir un reparto con una mayoría de actores no profesionales y algunos profesionales como el alemán Sebastian Urzendowsky?
Yo grabé un cortometraje con Sebastian en 2008 donde él interpretaba el papel de un mestizo tahitiano. Siempre pensé en él mientras escribía L’Oiseau de paradis porque no sólo tiene un físico de “demi”, sino también un pequeño acento y en Tahití muchas personas tienen acento extranjero. Después, encontré otros Teivi potenciales, pero no me olvidaba de Sebastian. Él y Patrick Descamps, que son los únicos actores profesionales, tuvieron que adaptarse (y no fue fácil) a la espontaneidad, la frescura y la fragilidad de los no profesionales, con quienes yo había hecho varios talleres antes del rodaje.

¿Cómo conseguiste la financiación?
Nosotros recibimos una ayuda financiera del CNC el verano de 2016, pero necesitamos un año más para completar la financiación. Las cadenas no se comprometieron porque no había casting. Por otra parte, la ventaja y el inconveniente de la película es su territorio, ya que Taihití llamaba la atención pero no ofrecía ningún elemento de comparación cinematográfica. Los distribuidores siempre tienen la necesidad de identificar las cosas. Pero la región de Bretaña, el territorio de Tahití, la coproducción de Anaphi, el apoyo de una pequeña Sofica y de France Ô, nos permitieron llevar a cabo la aventura.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también

Privacy Policy