email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

CANNES 2020

Magnus von Horn • Director de Sweat

"Todos queremos una plataforma para expresarnos"

por 

- CANNES 2020: Hemos hablado sobre Sweat con el director afincado en Varsovia Magnus von Horn, que ha querido tratar la fama en las redes sociales

Magnus von Horn  • Director de Sweat
(© Nicolas Villegas)

En Sweat [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Magnus von Horn
ficha del filme
]
, una de las cintas que ha recibido el sello de Cannes tras la cancelación del festival por culpa de la pandemia de coronavirus, Magnus von Horn se centra en Sylwia (Magdalena Koleśnik), una aspirante a gurú del fitness en pleno ascenso gracias a las redes sociales. A veces se siente sola, y no tiene miedo de hacer publicaciones al respecto. Hemos hablado con Horn acerca de la película.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: Los gurús del fitness son más populares que nunca, pero en Sweat muestras que no se trata solo del cuerpo, sino de la conexión emocional.
Magnus von Horn:
Cuando comencé a seguir a estos "influencers de la vida sana" no podía dejar de ver su contenido. Era como un reality show con un solo participante: me provocaba y me molestaba al mismo tiempo. Al principio era muy crítico, pero también me gustaba. No lograba entender qué era lo que me hacía conectar con ellos de esa manera. Estamos hablando de 20 vídeos de alguien jugando con su perro, seguidos de una confesión emotiva o de consejos sobre cómo hacer un batido de proteínas. No se trata de cambiar el mundo o "aprovechar una plataforma", sino de proporcionar contenido. Sin embargo, es algo muy fuerte y real. En un primer momento pensaba que eran narcisistas, pero tal vez sea más narcisista no hacerlo por el miedo a ser juzgados. Tenía envidia de su habilidad para compartir. En el fondo, todos somos iguales: todos queremos una plataforma para expresarnos. Para mí, es el cine; para otros, son las redes sociales. Necesitas un lugar donde poder ser honesto.

Las celebridades como Sylwia animan a la gente a “convertirse en la mejor versión de sí mismos”, pero también a “aceptar quienes son”. Cuando pensabas en sus publicaciones, ¿qué querías transmitir?
Esa intimidad emocional, en el fondo se trata de eso. La gente encuentra esta conexión muy atractiva. El entrenamiento y el fitness son solo una fachada. Después de un tiempo, dejas de fijarte en eso y comienzas a observar a la persona. Se trata de sentirse parte de algo y que los demás se fijen en ti. Si les escribes a estas celebridades en Instagram, seguramente te responderán. A mí no me contestaron, probablemente porque les dije que estaba trabajando en una película y quería hacerles algunas preguntas [risas]. Me alegro de que no haya sucedido, porque no me interesa copiar la vida de alguien, sino recrear mi propia fantasía.

Cuando decides mostrar el lado vulnerable de esta mujer, ¿no tenías miedo de repetir el cliché de la “pobre chica rica”?
Es un cliché, pero también hay algo de verdad, depende de cómo lo retrates. No estaba interesado en mostrarla como una víctima. Ella ha creado su propia personalidad, por lo que los aspectos que la convierten en una víctima, como la negatividad o el acosador, también forman parte de ella. Preparamos el personaje con Magdalena durante un año y medio, desde que consiguió el papel hasta que comenzamos a rodar. Ella ni siquiera tenía Instagram, pero yo quería a una actriz que pudiese crear a este personaje, no alguien que se interpretase a sí misma. Todo fue muy intenso: la dieta, el entrenamiento... Nuestro director de fotografía se volvió muy entrometido y permanecía siempre cerca de ella. Sylwia aún no estaba "terminada" cuando escribí el guion, era un borrador. Al final del proceso, los dos hablamos su mismo idioma.

Cuando una parte tan importante de tu vida consiste en, como tú dices, crear contenido, no es de extrañar que Sylwia lo intente también en la vida real, como en la fiesta de cumpleaños de su madre.
Es el escenario perfecto para que ella se convierta en su propio avatar, haciendo una entrada triunfal. Cuando no recibe la atención que desea, intenta crearla ella misma. Sylwia va donde su "intuición de contenido" le dice que vaya. En parte, la película trata de eso: de saber quién eres y cuál es tu audiencia. En realidad, no hay diferencia entre lo que hago yo, las películas que me apetece rodar, y Sylwia, descubriendo lo que quiere compartir y aceptando a la audiencia que se siente atraída por eso, que son más receptivos y agradables que las personas que conoce. Este amor es real, no importa cuánto queramos criticarlo. Podemos calificarlo de “vacío”, pero ese es nuestro problema y nuestro propio cinismo. Creo que nos estamos volviendo mejores a la hora de percibir lo que es real a nivel emocional. Cuando alguien es auténtico, nos comportamos como polillas atraídas por la luz, solo queremos acercarnos. Nos alimentamos de estas tragedias públicas. Es cruel, pero también hay empatía.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también

Privacy Policy