email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

NIFFF 2020

Joachim Hedén • Director de Breaking Surface

"Nunca consideré Breaking Surface una película sobre el submarinismo, ni sobre submarinistas ni para submarinistas"

por 

- Hemos hablado con el sueco Joachim Hedén, director de Breaking Surface, tras el estreno internacional de la película en Neuchâtel

Joachim Hedén  • Director de Breaking Surface

El sueco Joachim Hedén se sumerge en el agua helada con Breaking Surface [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Joachim Hedén
ficha de la película
]
, estrenada en el NIFFF, donde dos hermanas se encuentran atrapadas en una zona remota de la costa noruega durante una sesión de buceo invernal. Depende de Ida (Moa Gammel) garantizar su supervivencia. Pero el tiempo se acaba y el oxígeno también. 

Cineuropa: Breaking Surface supone tu incursión en el cine de género. ¿Llegaste a sentirlo, aunque el festival se celebró en internet?
Joachim Hedén: Claro, me hubiera gustado estar allí y tener al público en la habitación. Pero esta es la nueva normalidad. Entre cancelar el festival y celebrarlo en internet, prefiero la segunda opción; y en el NIFFF hicieron algo genial: quedé impresionado con sus transmisiones diarias.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Antes de sumergirnos en los retos de un rodaje subacuático, háblanos de los elementos más íntimos de la película. ¡Terminaste con un drama familiar!
Está ese incidente de la infancia que crea una grieta entre las dos hermanas. Creo que es universal para muchas personas: a menudo, hay un momento definitivo en nuestras relaciones, sea con la familia o con los amigos. Pero el desafío en una película como esta es que no hay mucho tiempo para sentarse junto a la hoguera y hablar de los “viejos tiempos”. Una vez que empieza la acción, debe seguir hasta que se resuelva toda la historia.

Hace unos años, había una tendencia a tener protagonistas femeninas “enérgicas”. Pero Ida, una vez que se desata la tragedia, se muestra desesperada.
Para mí, pasa de ser una persona pasiva a una persona activa. Cuando la conocemos, es una persona que siempre ha girado en torno a los demás y que era una espectadora de su propia vida, veía las cosas pasar. Ahora, la ponemos en una situación de la que no hay salida: debe resolver ese problema. Su primera reacción es buscar ayuda, primero de su hermana y después de fuera, pero es la única vez que no puede hacerlo.

Nunca la consideré una película de buceo, sobre buzos para buzos. Para ser honesto, y no es un secreto, primero pensé en dos escaladores que se meten en problemas. Pero si ocurre eso, si pierdes tu equipo a mitad de camino en una montaña, probablemente te sientes allí durante unas semanas y comas nieve. La presión del tiempo no es inmediata. Después, de forma inesperada, mi productora, Julia [Gebauer] dijo: “Ah, me gustaría que alguien hiciera una película emocionante bajo el agua con buzos”. De repente, todo encajó.  

Una vez que decidiste hacer este cambio, ¿cómo abordaste los problemas técnicos básicos? ¿Cómo construyes una escena subacuática o trabajas con los actores, escondidos tras esas máscaras durante los momentos más emotivos?
Supongo que soy una persona optimista cuando se trata de resolver problemas [risas]. En cine, si tienes una visión clara, hay maneras de solucionarlo. Vi esto como una película oscura, la oscuridad es uno de los elementos que la hacen más escalofriante, algo que contrasta con el paisaje nevado por encima del agua. Había dos ingredientes clave que hicieron posibles estas secuencias. Uno era nuestro director de fotografía subacuático [Eric Börjeson]: lo incorporamos muy pronto, aproximadamente un año y medio antes de la producción. El segundo fue la compañía belga Lites Water Stage & Film Studios. No existía cuando decidimos hacer la película por primera vez. Estaba con el propietario, y me llevó al sitio, donde no había nada excepto un pedazo de tierra. Lo señaló y dijo: “¡Vamos a construir el mejor estudio subacuático de Europa! Y estará terminado a tiempo para tu película”. Y así fue. Aunque cuando empezamos la producción, todavía estaban pintando las paredes.

Es como Campo de sueños: “Si lo construyes, vendrá”. A pesar de la oscuridad, tienes al perro como animadora principal de la película. ¿Intentabas añadir algo de levedad?
O mejor: “Vendrá, así que tienes que construirlo”. El perro siempre estuvo allí. Pensé que la protagonista necesitaba un compañero, pero no quería que fuese otra persona: quería que estuviera muy sola, expuesta, abandonada a su suerte. Creo que, en un momento, coqueteé con la idea de que hubiera un pájaro que la siguiese, pero un perro podía reflejar emociones humanas.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también

Privacy Policy