email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

SAN SEBASTIÁN 2020 Competición

Danielle Arbid • Directora de Passion simple

"Necesitaba entender por qué esta mujer se enamora de este hombre"

por 

- Danielle Arbid habla de Passion simple, adaptación de la novela de Annie Ernaux, etiquetada por la Selección Oficial de Cannes y presentada en competición en San Sebastián

Danielle Arbid • Directora de Passion simple
(© Alex Abril/Festival de San Sebastián)

Passion simple [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Danielle Arbid
ficha del filme
]
, que compite en la 68ª edición del Festival de San Sebastián y recibió la etiqueta de Selección Oficial en Cannes 2020, es el cuarto largometraje de ficción de la libanesa Danielle Arbid después de Dans les champs de bataille [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, Un homme perdu [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
(Quincena de los Realizadores 2004 y 2007) y Peur de rien [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
(2015).

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)
LIM Internal

Cineuropa: ¿Por qué decidiste adaptar Pura pasión, la novela de Annie Ernaux?
Danielle Arbid: Lo descubrí sin leerlo cuando salió, en 1992. Vi un cartel con una foto de Annie Ernaux, su cara un poco triste, y el subtítulo del libro: “enamorada de un ruso”. Eso me llamó mucho la atención, pero no leí la novela hasta unos años más tarde, en 2008, por casualidad. Me acordé de esa cara y comprendí por qué reflejaba una mezcla de tristeza y vulnerabilidad, pero con algo de magia en la mirada. Sin embargo, me parecía inadaptable: un material escurridizo, no una narración sino una compilación de sensaciones, un libro abierto y amable que podía hablar a algunas personas en cierta situación   

En 2016, un productor (no Les Films Pelléas que luego llevó a cabo el proyecto) me propuso escribir una historia de amor carnal, pensando que yo sabía dirigir muy bien escenas de sexo. Como no quería escribir la historia, me pidió que buscara un libro que me gustase. Busqué durante mucho tiempo hasta que decidí que sería Pura pasión. Yo buscaba una historia de amor puro, que no estuviese ligada a un estado de adulterio o donde la condición social de los personajes primase sobre la historia. Yo quería explicar lo que es una historia de amor, cómo podemos hundirnos en el estado amoroso, vivirlo, algo que es bastante abstracto. Pero también buscaba una historia sexual. Sin embargo, en literatura, el sexo y el amor se suelen disociar como si no pudiera haber una historia de amor puramente sexual y apasionada. O el sexo es muy triste con experiencias del tipo “me tiré al carnicero y esto fue lo que pasó”, y yo no quería eso porque no pienso así y no abordo las escenas sexuales de esa manera. Necesitaba un sentimiento majestuoso que transmitiera la historia y lo encontré en el libro de Annie Ernaux. 

Has hecho varios cambios con respecto a la novela.
Annie Ernaux me dio mucha libertad. Me alejé mucho del libro, como si hubiese reformado por completo un majestuoso apartamento vacío. Sobre todo, quería hacer presente al personaje masculino mientras lo deificaba, como alguien abstracto que casi se parece a Dios para la protagonista. Él está presente y ausente a la vez. En el libro, se omiten los momentos en los que aparece. Pensé que tenían que pasar un mínimo de tiempo juntos para comprender por qué esa mujer se enamora de ese hombre. También quería contar la historia de una pareja, no sólo la historia de la sensación fuerte y mágica de estar enamorada. Quería dar credibilidad a este caso.

Con este retrato de mujer que sólo vive a la espera de un hombre, ¿tienes la impresión de ir en contra del movimiento Me Too?
Yo pienso que Annie Ernaux es una mujer libre. Lo primero que me dijo cuando le hablé de mi intención de adaptar su libro fue: “¿Estás segura? Porque este libro fue muy criticado. Si quieres, te envío la crítica de la prensa para que veas dónde te metes”. En efecto, en 1992, el libro fue atacado, insultado y despreciado por la prensa, que la acusaba de arrastrarse por un hombre, de pasar la tarde esperando a un hombre, de ser una mujer sumisa. A estas polémicas, ella respondía: “Yo creo que cuando amamos, no tenemos límites. Yo espero a un hombre como un hombre puede esperar a una mujer. No es el hecho de que yo sea una mujer, es el hecho de estar enamorada”. Todo esto me emocionó bastante y no me hice preguntas.

La película detalla todas las etapas de la adicción amorosa.
Yo quería contar el “enamorarse”. Es una historia sexual que se convierte en amor. Esta mujer cae poco a poco. Al principio, pasa las tardes en la cama con este hombre, un golpe sexual bastante fuerte; luego se convierte en amor y pasión. Yo quería contar este panel de colores de sentimientos, del desapego a la obsesión o la posibilidad de olvido; luego el regreso y el hecho de que ya no se parezca en nada a lo que en principio significaba para ella. Son los diferentes momentos de su estado amoroso.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también

Privacy Policy