email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

Irlanda

Colin Broderick • Director de A Bend in the River

“El principal desafío fue crear una narrativa visualmente atractiva para representar la vida interior de Matt Donnelly”

por 

- Hemos entrevistado al cineasta irlandés Colin Broderick, para hablar del proceso de creación de su segundo largometraje, A Bend in the River

Colin Broderick • Director de A Bend in the River
(© Wojtek Urbanek)

Hemos tenido la oportunidad de hablar con el guionista y director irlandés Colin Broderick, que acaba de presentar su película A Bend in the River [+lee también:
crítica
entrevista: Colin Broderick
ficha del filme
]
en el Festival de Cine de Belfast (del 18 de noviembre al 6 de diciembre). 

Cineuropa: ¿Cuándo empezaste a trabajar en A Bend in the River
Colin Broderick: Hice una lectura dramatizada del guion por primera vez hace diez años en el Bronx. Michael Kelly [Doug Stamper de House of Cards] leyó el papel de Matt Donnelly. Pero en ese momento no entendí del todo la temática de la película, así que la archivé. Más adelante, después de haber hecho mi primera película, Emerald City, volvió a mí y sentí que había algo que quería explorar sobre la inmigración, el exilio e Irlanda del Norte. Desde que surgió el Brexit, la idea de una frontera más marcada ha resucitado viejos miedos y preguntas que creíamos que habían quedado cerrados en el Acuerdo del Viernes Santo. Era el momento adecuado para intentar decir algo. 

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

En la película, John Duddy interpreta a un escritor que regresa al Condado de Tyrone después de haber pasado 26 años en Nueva York. ¿Cómo desarrollaste sus conflictos internos? 
He trabajado con John Duddy desde que nos conocimos, hace ocho años. Tiene una gran presencia en la pantalla y ese rico mundo interior que sabía que me confiaría. Ambos crecimos en Irlanda del Norte, al igual que nuestro director de fotografía, Shane Kelly, y los tres somos inmigrantes, así que estábamos inmersos en la historia. Hay una escena en la película donde Matt recuerda el conflicto norirlandés, y vemos el recuerdo de ese metraje icónico de la masacre del Domingo Sangriento en Derry en 1972… El sacerdote agita el pañuelo blanco mientras se llevan al chico ensangrentado. Ese chico era Jackie Duddy, el tío de John, que tenía 17 años cuando fue asesinado. De hecho, John lleva su nombre: John Jackie Duddy. Este material era muy delicado para todos nosotros. Tenía que estar muy bien. Queríamos homenajear la verdad del lugar, desde una perspectiva de inmigrantes. 

¿Cuál fue el principal reto?  
El principal reto fue crear una historia convincente desde el punto de vista visual para representar el mundo interior de Matt Donnelly. ¿Cómo hacer eso sin aburrir al público? ¿Cómo meter al público en el corazón y en la mente del escritor para que lo acompañe en este conmovedor viaje? Fue un proceso complicado, primero durante la escritura, después durante el rodaje, pero el principal desafío llegó en la sala de edición. Durante seis meses, pasé todos los días con el editor, Jon Greenhalgh, intentando conseguir una estética convincente que invitara al espectador a un viaje, sin romper el discurso del mundo interior de Matt. 

¿Cómo cambió esta película tu percepción de Irlanda? 
No estoy muy seguro de que la película haya cambiado mi percepción de Irlanda, pero espero que ayude a abordar esa desconexión que los irlandeses tienen con la diáspora. Entre los irlandeses que se han quedado en Irlanda todavía existe la tendencia a etiquetar como forasteros a las personas como yo, que nos fuimos. Una vez que te vas, te excluyen. Vives el resto de tu vida en la periferia emocional de Irlanda. No te permiten volver al redil. 

¿Cómo fue colaborar con Colm Mac Con Iomaire y Shane Kelly
En realidad, tenía pensado trabajar con otro director de fotografía pero, a última hora, recibí un email de Shane donde me decía que quería grabar la película. Estaba anonadado. Ningún otro director de fotografía se hubiera implicado tanto como él. Mi esposa, Rachel, me introdujo en la música de Colm. Recuerdo que me puso una grabación en vivo de “Emer’s Dream”, y me rompió el corazón. Podía verlo tocando en la campiña irlandesa, y esa canción estableció el tono de la película. Estábamos grabando una escena y le decía a mi productora, Julie Ryan, que le dijera a todos que dejaran lo que estaban haciendo para poder escuchar “Emer’s Dream” durante cinco minutos. La esencia emocional de esa canción recorre toda la película. Para mí fue un honor que Colm aceptara componer la banda sonora.

¿Cuáles son tus próximos proyectos?
Estoy escribiendo una miniserie de seis capítulos, The Pizza Connection. Está ambientada en Nueva York en los años 70, con la mafia italiana, etcétera. Es un alivio y también es emocionante escribir algo que no trate de mí mismo… Bueno, que no trate sólo de mí mismo.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también

Privacy Policy