email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

SUNDANCE 2021 Competición World Cinema Dramatic

Amalia Ulman • Directora de El planeta

“No entiendo esa cruzada contra el humor”

por 

- Conversamos con la artista, quien debuta en el cine con una película rodada de forma completamente independiente, y con ella misma y su propia madre como actrices principales

Amalia Ulman  • Directora de El planeta

Llamamos por videoconferencia a la artista argentina Amalia Ulman (1989), quien habitualmente reside en Nueva York pero que se encontraba en esos momentos en Kentucky, donde acudió a una proyección de su película El planeta [+lee también:
crítica
entrevista: Amalia Ulman
ficha de la película
]
, presentada pocos días antes en el Festival de Sundance, en la Competición World Cinema Dramatic: una ópera prima que ella misma interpreta junto a su madre, Ale Ulman, que se filmó en 2019 en Gijón (Asturias, España), donde creció.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: ¿Tenía tu madre experiencia interpretativa antes de ponerse delante de tu cámara?
Amalia Ulman:
No, mi madre es muy distinta al papel que representa. A ella le gusta mucho el cine independiente y me llevaba al Festival de Gijón cuando yo era pequeña. Fue divertido trabajar con ella porque yo vengo de las Bellas Artes: a ella le gustan pero no las entiende del todo, en cambio el cine sí, entendía todas las referencias y se lo tomó muy en serio. Yo sí acudí a clases de interpretación en Los Angeles, con un profesor discípulo de Lee Strasberg, y mi madre vino a algunas. No teníamos experiencia actoral, aunque yo he estado delante de la cámara en mis performances, pero sabía que mi madre era fotogénica y tiene mucha gracia.

¿Se rodó la película antes de la pandemia?
Justo antes, en octubre de 2019. La postproducción se hizo en Nueva York, con la suerte de que uno de los editores es casi mi vecino, con lo cual eso lo hizo todo muy fácil con el transporte de archivos: no tuvimos que utilizar mensajeros, nos timbrábamos.

¿Se puede decir que El planeta es una comedia negra porque aborda temas duros con sentido del humor?
Sí, totalmente. Las reacciones en Sundance han sido estupendas: la comparan con películas que me gustan muchísimo, como Luna de papel (Paper Moon), así que estoy contenta con haber logrado alinearme con un tipo de cine que a mí me gusta, porque debe fastidiar mucho hacer un film y que luego te comparen con algo que no te gusta. Y el humor es necesario siempre aunque se ha dejado de lado en el cine independiente, donde hay mucha película que se considera indie por la temática simplemente, pero son aburridas y les falta humor: no sé por qué hay esta cruzada contra el humor, como que para ser tomado en serio uno no puede utilizar la comedia, me parece una pena. Mientras que hacer comedia es mucho más difícil, porque mantener ese balance es complicado.

¿Por qué utilizas unas cortinillas entre secuencias que recuerdan al cine mudo?
Son referencia a mi trabajo como artista, pues llevo diez años haciendo eso, videoensayos, así que para mí era importante que mi película estuviese relacionada con mi trabajo previo, no sólo en temática sino también en estética.

El festival de Sundance comenzó como certamen de cine independiente y tu película lo es: tú la has producido, dirigido, escrito y protagonizado. ¿Te has sentido totalmente libre haciéndola, con lo difícil que es levantar cualquier film?
Efectivamente, fue muy complicado hacerla, sobre todo al darme de bruces con el hecho de que en Asturias ni en Gijón recibí ningún tipo de ayuda, aunque lo intenté de todas las formas posibles: eso dolió bastante. Y aunque teníamos un presupuesto limitado, al final estoy agradecida de haber tenido esa libertad. Fue dificultoso llegar hasta el rodaje, pero éste en sí fue maravilloso, aunque tuve un equipo de sólo cinco personas, pero estupendo, con todas haciendo mil cosas por amor a la película.

¿Qué has aprendido con El planeta? ¿Qué te ha enseñado el cine?
Lo que más me ha gustado ha sido trabajar en equipo, algo que como artista nunca hice: siempre lo hago yo todo sola, aunque a veces recibo la ayuda de profesionales para llevar a cabo ciertos proyectos. Pero me gusta trabajar en equipo, eso lo he aprendido, compartiendo las buenas noticias con un grupo de gente que es casi tu familia, y eso lo hace más llevadero que estar completamente sola.

¿Es también tu largometraje una carta de amor a la ciudad de Gijón?
Sí, yo la quiero mucho, voy una vez al año como mínimo (mi madre sigue viviendo allí) y la película es una carta de amor a la ciudad: yo la veo como un personaje más del film. Los protagonistas son la madre, la hija y Gijón. Por eso solamente podría haber rodado El planeta allí.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también

Privacy Policy