email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

España / Francia

Jorge Coira • Director de Hierro

“La justicia queda lejos de ser algo perfecto”

por 

- El cineasta gallego ha regresado a la isla canaria premiada como Mejor localización europea del 2019 que da nombre a su serie protagonizada por Candela Peña

Jorge Coira • Director de Hierro

Jorge Coira (Rábade, Lugo, 1971) ha cambiado los espacios cerrados de su último largometraje, Eroski Paraíso [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
, por los muy abiertos de la pequeña isla canaria que da título a su serie Hierro, protagonizada por Candela Peña y Darío Grandinetti, que está a punto de estrenar su segunda tanda de episodios (leer crítica). Precisamente El Hierro ganó el premio organizado por EUFCN a la mejor localización europea de 2019 (leer más) gracias a esta producción de Movistar+.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: ¿Conseguir cerrar todas las tramas adecuadamente es lo más difícil de una serie como Hierro?
Jorge Coira:
Sí, reconozco que estoy más contento con el final de esta segunda temporada que con el de la primera, porque va más a lo emocional: esto es más arriesgado, pero más interesante, pues al final lo que nos importa son las personas y cómo les afecta la violencia. Incidir ahí es delicado, porque si no funciona se convierte en una catástrofe. El personaje de Candela estuvo en la primera temporada involucrada, porque ella se metía en todo; pero en esta segunda su implicación es mayor, usando sus armas de jueza en los momentos fundamentales e incluso cuando corre serio peligro.

Esa mezcla de drama y thriller quizás sea lo más complicado de su realización, pero tal vez sea el detonante de su éxito.
Sin duda, es lo que la define, donde reside el corazón de la serie: en ese equilibrio entre ser muy de género y destilar cariño por el género clásico –con guiños incluso a Hitchcock–, y al mismo tiempo que no sea tan importante la investigación, sino los personajes y lo que éstos sienten, que estén vivos y posean verdad: que no sean mecánicos para poder contar una trama, sino que ésta esté al servicio de los personajes, y no al revés.

La segunda temporada de Hierro deja claro que impartir justicia es algo complejo, difícil y delicado…
La justicia queda lejos de ser perfecta, porque somos humanos, con lo cual nunca existirá la perfección: todos tenemos sesgos y opiniones que afectan a nuestro juicio. Por eso nos pareció interesante cómo esa mujer que cree en la ley, de repente se puede ver obligada a tomar una decisión que emocionalmente no es la que le gustaría, pero es la que considera que debe tomar siguiendo la ley, y qué implicaciones morales conlleva ese tipo de decisiones. Ella se aferra a la ley, que es algo sólido, pero hay zonas intermedias, menos claras, porque la vida es muy compleja. Y los personajes no son claramente positivos ni negativos, cosa que sucede con la pareja divorciada de la trama: ninguno de ellos es perfecto, por lo cual es difícil posicionarse moralmente como espectador de uno u otro lado.

El Hierro es la más pequeña de las Islas Canarias… ¿cómo se saca partido visual y narrativo a un lugar con límites tan precisos?
Hay algunas secuencias en Tenerife y una pequeña escena en Galicia (con la hermana del sicario). El Hierro es el lugar que conozco mejor, incluso que Galicia [risas]. Aún me quedan rincones suyos por explorar: cuando sales de las carreteras principales y te metes por recovecos, aparecen lugares sorprendentes. Así que hemos sacado ahora zonas que no aparecían en la primera temporada, como la del parador y sus playas: espectacular, con una montaña poderosísima.

El paisaje está integrado en el argumento de la serie, e incluso las costumbres locales, como la lucha canaria.
Eso estaba también en la primera temporada: la idea de conectar la historia con la realidad del lugar, sin una mirada folklorista, sino de verdad, de retratar cómo es la vida allá. En principio no me interesan los deportes, pero la lucha canaria es especial, con un nivel de nobleza muy atractivo: por eso lo conectamos con nuestro guion.

¿Os pilló el parón de la pandemia en pleno rodaje?
Sí, tuvimos que detenernos, porque estábamos en la cuarta semana, así que no sabíamos si podríamos retomar más tarde la filmación. No sabíamos si nos íbamos a quedar encerrados en la isla: pero no, volvimos a nuestras casas y permanecieron allí sólo quienes tenían familia o la propia Candela, que decidió trabajar en otras cosas, pero el grueso del equipo regresó a sus hogares. En cuanto se anunció la desescalada, volvimos a El Hierro a finales de mayo de 2020, en el único vuelo que hubo aquel día a Canarias, con PCR negativas, y empezamos a rodar con las medidas de seguridad adecuadas, sin apenas vida social, pero pudimos seguir, aun sin tener claro si íbamos a poder concluir la serie.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy