email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

BERLINALE 2021 Panorama

Ferit Karahan • Director de Brother's Keeper

"Creo que ser mejor tratados como niños ayudaría a la gente a elevarse y tener más éxito"

por 

- BERLINALE 2021: Hemos hablado con el director turco sobre el cine social con elementos tragicómicos de su película, basada en su propia experiencia en un internado masculino

Ferit Karahan  • Director de Brother's Keeper
El director Ferit Karahan (derecha) (© Diren Duzgun)

El director turco Ferit Karahan ha creado con Brother's Keeper [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Ferit Karahan
ficha del filme
]
una tragicomedia verdaderamente conmovedora y fascinante en la que destaca el impresionante protagonista, interpretado por un actor no profesional. El largo se ha estrenado este año en la sección Panorama de la Berlinale. Hemos conversado con el director acerca de su propia experiencia en un internado, de cómo encontró a su protagonista y de su trabajo con los niños.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: Tú también pasaste por un internado cuando eras un niño. ¿Cuándo se te ocurrió la idea de plasmar tu propia experiencia en una película?
Ferit Karahan: Empecé en 2009 a escribir una película sobre mi propia experiencia, pero me di cuenta de que todavía no era capaz de mantener la distancia adecuada. Aquella etapa en el internado me traumatizó enormemente. Pasé seis años en un internado y fueron años muy duros y muy violentos. En general, la sociedad en los años 90 estaba acostumbrada a la violencia, y el colegio no era ninguna excepción. Después del primer borrador llegó el segundo, ya en 2013, pero seguía sin ser todo lo bueno que debía. En 2016, el clima sobre el pueblo kurdo cambió en Turquía y entonces me vi preparado para escribir una nueva versión del guion. Nos sentamos a ello y, siete días más tarde, salió esta versión de la película.

¿Cómo te diste cuenta de que era importante que te distanciaras lo suficiente de la historia para poder contarla?De no haber sido así, únicamente habría contado una historia en un único plano y solo habría hablado de política. Caí en la cuenta de que los profesores también eran víctimas del mismo sistema y sin embargo vivían un enorme dilema sobre cómo lidiar con la atmósfera tan represiva que los rodeaba. Además, muchos de ellos siguen dando clase y el sistema apenas ha cambiado desde entonces.

Lo que más me llama la atención es que nadie escucha ni presta atención a los niños.
Ese es un problema enorme. En el fondo los adultos tienen ese comportamiento porque no creen que los niños puedan razonar, comprender y hablar con ellos sobre determinados temas a un determinado nivel. Creo que se evitarían muchas cosas si eso cambiara. Creo que ser mejor tratados como niños ayudaría a la gente a elevarse y tener más éxito. Nos esperaría un futuro mejor. Es una de las cosas que quise cambiar a la hora de abordar la película. Di un rol a los niños, les expliqué mi estrategia y hablé con ellos como si fueran adultos. Funcionó muy bien y lo entendieron a la primera. Para ellos era algo nuevo que alguien les escuchara y creyera en ellos.

¿Cómo encontraste a tus actores?
Todos los profesores son actores profesionales, y algunos de ellos son muy populares. Aunque la película puede ser vista como una crítica política, por suerte esos actores dijeron que sí inmediatamente. Encontrar al niño que interpretara a Yusuf, el personaje principal, fue más complicado. Organicé una prueba de selección y vi a más de cien niños. Faltaba un mes para el inicio del rodaje y seguíamos sin tener a Yusuf, y entonces mi equipo empezó a estresarse. Yo quería que Yusuf nos encontrara a nosotros, y eso fue justo lo que pasó. Conocí al chico y comimos juntos; pasamos una hora hablando sobre animales, sobre la tierra y sobre la familia.

¿Cómo conseguiste que los chavales se sintieran cómodos delante de la cámara?
Trabajar con ellos fue muy divertido. La primera semana, cuando les pedí que caminasen por una zona en concreto, se pusieron a caminar como si fueran miembros de la mafia. Los niños están acostumbrados a ver series de televisión y pensaron que tenía que hacerse pasar por miembros de la mafia turca, no solo imitando su forma de caminar, sino también su forma de hablar. Pero aprendieron rápido. Para conseguir que se concentraran, durante el rodaje me mostré muy serio. No me reí nunca, y eso hizo que ellos también se pusieran serios, así que puedo decir que funcionó. No me quedaba otra, porque de lo contrario no habríamos podido controlar a los 500 niños con los que trabajamos.

A pesar de la dureza del tema, lograste colar algo de humor en tu historia.
Tampoco quería que fuera especialmente divertida, pero la situación es más tragicómica. Hay una atmósfera kafkiana que me resultó divertida. A través de la repetición conseguí crear varias escenas divertidas, como la del suelo resbaladizo. Eso y las repeticiones en general son muy importantes como metáfora de la burocracia que hace que la gente que está dentro de ella sienta que forma parte de un carrusel.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés por Marcos Randulfe)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también

Privacy Policy