email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

BERLINALE 2021 Panorama

Hadas Ben Aroya • Director de All Eyes Off Me

"Es bonito abrirse uno mismo"

por 

- BERLINALE 2021: La directora israelí demuestra que a veces ser vulnerable es el más duro de todos los retos

Hadas Ben Aroya  • Director de All Eyes Off Me

En All Eyes Off Me [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Hadas Ben Aroya
ficha del filme
]
, la nueva película de Hadas Ben Aroya presentada en la sección Panorama de la Berlinale, Avishag quiere probar algo nuevo: quiere que su novio Max la golpee mientras tienen sexo. Luego está Dror, un hombre mayor con un perro al que Avishag cuida de vez en cuando. Todos tienen problemas con la intimidad, cada uno a su manera. Aunque tal vez sí es hora de probar algo nuevo.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)
series serie

Cineuropa: En tu película, los personajes quieren abrirse a todo lo que se presenta ante ellos. Aunque ofrecen cierta resistencia, ¿no crees?
Hadas Ben Aroya:
Sé lo que quieres decir. Esta película representa a una generación que trata de ser valiente y atrevida. Lo que intentaba expresar, y lo que siento en mi vida, es que hay un precio a pagar por estar tan liberado. Puedes consumir drogas, ir de fiesta, tener múltiples parejas sexuales, lo cual está muy bien, porque nos vemos como una versión más desarrollada de nuestros padres. Los jóvenes ya no se definen a sí mismos como homosexuales o heterosexuales; es algo que han superado, lo cual agradezco. Todos me preguntan sobre las escenas sexuales de la película, y no entiendo por qué sigue siendo un problema. Todos lo hacemos. Quiero decir, ¡espero que todos lo hagamos!

Por otro lado, creo que tenemos miedo de algunas cosas básicas: como decir “te quiero”, ser honestos y vulnerables. Podemos llegar a puntos extremos, pero estar con una persona en la cama, compartiendo tus sentimientos... Es el reto más difícil de todos. No soy socióloga, pero siento que mis padres eran capaces de decir lo que sentían, pero no eran capaces de hacer lo que yo hago. Este cambio me parece fascinante.

¿Por eso querías mostrar a estas dos generaciones interactuando en una escena? Tengo que decir que me hizo sentir incómoda ver a esta chica joven con un hombre mucho mayor.
Sientes que no deberías estar ahí. Provoca algo de vergüenza, y resulta incómodo, pero cuando te "recuperas", te das cuenta de que están viviendo algo bonito. Obviamente no se convertirán en pareja, y no es algo romántico, sino un punto intermedio. Es solo intimidad. Yo también me siento un poco incómoda cuando lo veo, ¡y es mi película! Pero cuando conectas con algo de esa manera, es una buena señal. No pretendía provocar; eso no es lo mío. No quiero que te sientas incómodo sin ningún motivo. Pero si esto sucede porque sientes que estás viendo algo que habitualmente ocurre a puerta cerrada, entonces es algo bueno. Eso es lo que me encanta del cine: coger estas escenas realmente íntimas y presentarlas en la pantalla.

Cuando se trata de fantasías sexuales, es curioso comprobar que, con frecuencia, lo que pensamos que queremos no es lo que realmente deseamos. ¿Recuerdas La pianista?
En general, diría que sí, siempre existe una brecha entre la fantasía y la realidad, y la mayoría de las personas no quieren llevar a cabo sus fantasías sexuales en la vida real. Ya traté este tema en mi primera película, pero en este caso quería mostrarlo de una manera más compleja. No es que Avishag quiera lastimarse, y cuando él le hace daño, ella se siente mal. No es tan simple. En primer lugar, no es realmente BDSM; ella simplemente quiere experimentar algo más fuerte. Es un juego en el que interpretas un personaje. No sabes lo que ella siente, y ella tampoco: ¿realmente siente dolor o está actuando? Él le pregunta: "¿Eres mi puta?", y parece que ella está de acuerdo, pero obviamente no es el caso.

Hablamos de intimidad, y lo muestras muy bien en pantalla. Los personajes se muestran cómodos, abrazados unos con otros. ¿Cómo llegaste a ese punto?
Tuve suerte, porque Elisheva Weil es una actriz maravillosa, además de amiga mía. Decidimos juntas quién interpretaría a Max, porque quería que ella se sintiera atraída por él. Conocimos a Leib Levin y poco después se convirtieron en pareja. Lo elegimos como su compañero en la película y en la vida [risas].

Fue genial, porque había mucha química. Encontrar esa intimidad no fue difícil, solo tenían que estar en sintonía. Para Yoav Hait [que interpreta a Dror], fue mucho más difícil. ¡Él fue el más valiente de todos! También aprovechamos su propia vergüenza durante la escena. Normalmente, vemos a una mujer preguntándole a un hombre si le gusta su cuerpo. Aquí tienes a una persona mayor, concretamente a un hombre, mostrándose frágil. Me gusta mostrar a los personajes masculinos de una forma diferente, porque en Israel todo el mundo es muy macho. Es bonito abrirse uno mismo.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también

Privacy Policy