email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

Francia

Nine Antico • Directora de Playlist

"Me siento cerca de muchas mujeres que quieren vivir su libertad"

por 

- La directora, una reconocida figura del cómic francés, relata sus comienzos en el cine con esta maravillosa película sobre las vicisitudes de una joven en París

Nine Antico  • Directora de Playlist
(© Mathieu Zazzo)

Playlist [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Nine Antico
ficha de la película
]
, estrenada hoy en los cines franceses por KMBO, es el primer largometraje de Nine Antico, una reconocida ilustradora y autora de cómics (Le Goût du Paradis, Coney Island Baby y Girls don’t cry). Esta película ingeniosa, realista, feminista y divertida, protagonizada por Sara Forestier, ha sido producida por Atelier de Production. Playtime gestiona los derechos internacionales.  

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: Eres ilustradora y autora de cómics. ¿Qué te llevó a intentar dirigir una película?
Nine Antico: Mi padre era bastante cinéfilo y me sorprendió mucho Un tranvía llamado deseo: una película vieja en blanco y negro podía ser inesperadamente sexy. Cuando tenía 20 años, participé en cortometrajes con gente que conocí mientras trabajaba como camarera y estudiaba en la facultad de cine. Gravité un poco por el mundo del cine y luego vino el dibujo. Pero mi forma de hacer cómics es una especie de escenificación, de story-board, como mi propia película. Un día, Thomas Verhaeghe [Atelier de Production] me sugirió la idea de adaptar mi cómic Girls don’t cry. Yo estaba encantada porque tenía ganas de cine, pero prefería escribir un guion original. El periodo de escritura fue bastante largo y cuando se planteó la pregunta de quién se encargaría de la dirección, me dije: “¿Yo, por qué no?”, aunque me daba mucho miedo. Empecé a escribirla con Marc Syrigas, que trabajó en Les Beaux gosses [+lee también:
crítica
tráiler
ficha de la película
]
, La Nouvelle Ève (una de mis películas de culto) o Les apprentis, pero enseguida me apropié del texto asociándolo a algo que me resultaba familiar: esas ganas, cuando tenía veinte años, de saber hacia dónde quería ir, sin saber si iba a funcionar, y la impresión de que todo se venía abajo en cuanto me apoyaba en algo, que todo era inestable. La búsqueda del amor se mezclaba con la búsqueda existencial ¡era el caos total! Yo quería dirigir una comedia violenta que describiera el estado de vulnerabilidad, de rabia y de porosidad que se puede experimentar antes del inicio de la vida adulta.

¿Cómo encontraste el tono de la película, que se podría calificar de tragicomedia?
Las películas que más me llegan son las que pasan continuamente de una emoción a otra, pues representan la magia de la vida: nada es estático, se puede reír en un momento horrible, las personas y las situaciones no siguen líneas rectas. Es un reto intentar reformularlo, pero yo quería intentarlo. Al igual que en mis cómics, aunque hable de temas ligeros, me gusta asociar la profundidad y el artificio; la melancolía y el humor.

La protagonista sufre muchos rechazos, sus sueños a menudo se ven obstaculizados, pero ella sigue adelante con valentía.
Nos ha pasado a todos, frases que nos han impactado para bien o para mal. Pero también es necesario para avanzar: la dosis exacta entre escuchar y ser obstinado. Vale para todas las búsquedas, tanto si son artísticas como si no. Forma parte de las pequeñas violencias cotidianas. Además, en la película, todo el mundo tiene debilidades y las pequeñas crueldades vienen de todas partes.

¿Qué nos puedes decir de las elecciones formales como el blanco y negro, y la voz en off?
La mayoría de mis cómics son en blanco y negro. Me gusta el blanco y negro por su lado glamuroso y porque creo que la imagen no pierde fuerza, como puede llegar a ocurrir con el color. También hay muchas cosas contemporáneas feas en la realidad y eso me permitía evitarlas y centrarme en otros aspectos de la puesta en escena. 

La voz en off me trae de vuelta al cómic, a lo que se dice y a lo que no se muestra, con su rastro falso y su diversión, un poco Nouvelle Vague. Pero tenía que tener sentido, que no fuese la de la protagonista, sino una voz de hombre, omnisciente, misteriosa.

¿Se puede calificar Playlist de película feminista?
No es un gesto militante, sino mi tono natural. El personaje principal se parece a personas que conozco, se parece a mí, a mi universo, a muchas mujeres que intentan vivir su libertad. Yo simplemente quería hacer una película divertida, al estilo de películas populares como Pretty Woman; Reality Bites, de Ben Stiller; o Les beaux gosses.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también

Privacy Policy