email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

KARLOVY VARY 2021 Competición

Lisa Bierwirth • Directora de Prince

"Entrar en la diáspora congoleña es algo que encontré muy difícil"

por 

- La directora alemana habla sobre lo que le inspiró para hacer su primer largometraje, y los retos a los que se enfrentó

Lisa Bierwirth • Directora de Prince

Prince [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Lisa Bierwirth
ficha de la película
]
, vista en competición en el Festival Internacional del Cine de Karlovy Vary, cuenta la historia de un comisario de arte alemán que está a punto de perder su trabajo en Frankfurt y se enamora de una inmigrante congoleña a la que conoce por casualidad. La directora, Lisa Bierwirth, habla sobre su inspiración y los retos que tuvo que afrontar para retratar esta historia de amor.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: ¿En qué te inspiraste para Prince?
Lisa Bierwirth: Mi madre me inspiró en gran medida. La película no es la reconstrucción de la relación de mi madre, pero ella estuvo casada con un hombre de Kinsasa (Congo) hace muchos años. Y a pesar de todos los problemas que tuvieron, formaban de verdad una pareja despampanante y divertida, y ya no solo por sus diferencias, sino por su sentido del humor y la dinámica que había entre ellos. Aquello me sirvió de inspiración y me dio valor para contar esta historia.

¿Por qué dices que te dio “valor”?
Entrar en la diáspora congoleña fue un verdadero reto. Es difícil contar una perspectiva que no es la mía. Cuando conté al exmarido de mi madre que quería rodar una película sobre la relación de un comisario de arte alemán con una empresaria congoleña, me prestó todo su apoyo.

¿Qué te llevó a ambientar esta historia en Frankfurt?
Me parecía interesante desde una perspectiva migratoria. Alrededor de la estación de trenes hay un barrio que tiene la mayor densidad de nacionalidades. Allí está el Banco Central Europeo y una de las bolsas de valores más importantes del mundo. El dinero está muy presente y, al mismo tiempo, hay un choque brutal con la pobreza, las drogas y la prostitución. En la película también se ve todo esto desde la ventana del personaje. Este contexto me pareció muy interesante para la película. Además, ¡soy de Berlín y no me gusta nada rodar en Berlín!

La película aborda las actitudes de los liberales blancos.
Decidí ubicar a Monika en el mundo del arte y la cultura en primer lugar porque es del que procedo yo y es el que conozco, y es una manera de entrar en la historia, en un campo diferente, que es la diáspora congoleña. Pero también creo que los discursos intelectuales que se escuchan en los campos del arte y la cultura se elevan por encima de las acusaciones de injusticia y racismo. Asimismo quería analizar a quién se le permite formular preguntas porque, de alguna manera, el racismo en el mundo del arte no es tan evidente como en las zonas residenciales a las afueras de la ciudad cuando los parados deciden ser nazis. Digamos que es un racismo discreto.

¿Cómo intentaste ponerte en la piel de Joseph?
Hicimos una investigación muy minuciosa. Intentamos crear un personaje que pudiésemos entender, pero optamos por perfilar a alguien imposible de descifrar. Podría ser un príncipe, porque conoce a personas ricas de Angola y también por el lenguaje que utiliza. De alguna forma también tiene sus estudios. Pero creo que en Alemania, si no tienes papeles, a veces te tienes que buscar la manera de conseguir dinero, y yo haría lo mismo. En esta película he querido afrontar la cuestión de muchas leyes.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés por Marcos Randulfe)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también

Privacy Policy