email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

Francia / Armenia / Bélgica

Nora Martirosyan • Director of Should the Wind Drop

"Mi principal pregunta era: ¿cómo, a través del cine, puede un país sin legitimidad internacional existir visual y cinematográficamente?"

por 

- La representante de Armenia al Óscar a Mejor película internacional es un retrato de un lugar olvidado que busca reconocimiento

Nora Martirosyan • Director of Should the Wind Drop
(© Gohar Galustian)

La ópera prima de la directora francesa-armenia Nora Martirosyan, Should the Wind Drop [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Nora Martirosyan
ficha de la película
]
, es la candidata armenia al Óscar a Mejor película internacional (ver noticia). Hablamos con la directora sobre su conexión con la pequeña república autoproclamada que protagoniza su película.  

Cineuropa: ¿De dónde surgió la inspiración para la historia? ¿Y por qué el tema del aeropuerto?
Nora Martirosyan: El primer deseo o interés vino del lugar: esta pequeña república autoproclamada, que visité por primera vez en 2009. Su nombre es Nagorno-Karabaj, o Artsaj, en armenio. Cuando estaba allí, me di cuenta de que vi todo lo que correspondía a un estado, como un parlamento, la infraestructura, las carreteras y las ciudades. Pero si buscas en Google Maps, eso no existe. Me pregunté cómo se podía mostrar esta paradoja en el cine, y a través de qué tipo de historia. Luego, descubrí el aeropuerto, y pensé que era el símbolo perfecto para la autoproclamada República de Artsakh, porque quiere despegar y ser reconocido, pero no se le permite hacerlo. Escribí la historia en torno al aeropuerto, con todos los personajes conectados con él de una forma u otra.  

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Durante cuánto tiempo visitaste la república autoproclamada, y cómo hiciste tu investigación?
Fue una forma muy peculiar de hacer la película, ya que no escribí la historia antes y luego busqué las localizaciones; hice justo lo contrario. Desde 2009, he pasado todos los veranos en Nagorno-Karabaj, y busqué los lugares importantes o relevantes para describir el país. Luego, ambienté la acción en esos lugares. De hecho, cuando grabamos allí en 2018, conocía el lugar de memoria. Grabamos por toda la pequeña república autoproclamada.  

¿Cómo reaccionó al rodaje la gente de Nagorno-Karabaj? ¿Cómo fue tu experiencia?
Este lugar que quiere ser reconocido necesita ser visto; necesita atención. Todos los habitantes y el gobierno, todos, estaban muy contentos de que los mirásemos a través de la cámara. Por eso, tuvimos todo su apoyo. Pero uno debería ser consciente de que esta pequeña república autoproclamada no es un lugar tranquilo. Había francotiradores y minas en los campos, así que teníamos que tener mucho cuidado. Tuvimos que procurar no acercarnos demasiado a la frontera. Mientras grabamos, estaba relativamente tranquila, pero sabíamos que estábamos viviendo en un volcán, por así decirlo, como dice uno de los personajes en la película. Quería que apareciera en la película la tensión que sentimos. La música de la película transmite la tensión que este lugar lleva dentro. En 2020, aproximadamente un año y medio después de haber grabado la película, estalló una espantosa guerra en todo el territorio. Resulta que ahora la película se ha convertido en una especie de archivo, un registro de esta época pacífica. Muestra una situación, una atmósfera que ya no existe, pero también varios lugares que han cambiado su estatus y su definición.   

¿Cuál es la historia detrás de la historia del niño y su negocio del agua? ¿Por qué es importante para la película?
Como todo en la película, esta historia es una alegoría. El agua mágica que vende el niño viene de los aseos del aeropuerto. Pero como él cree en su poder mágico, funciona: las personas la beben y se sienten mejor. Esto es una metáfora para toda la película. Si crees firmemente que Nagorno-Karabaj será reconocida, si realmente tienes esperanza, quizás la ficción sea más fuerte que la realidad.  

¿Cuál era el aspecto más importante para el desarrollo del concepto visual?
Visualmente, tenía que describir un lugar. La idea era dibujar, con una película, un espacio determinado y limitado por las fronteras. Quería hablar de las fronteras sin mostrarlas. Con cada imagen, el desafío era localizar dónde nos encontrábamos dentro de la república autoproclamada, y lo lejos que estábamos de las fronteras. Mi principal pregunta era: ¿Qué define a un país? ¿Sus fronteras, pueblos, ciudades, carreteras, bosques o montañas? ¿Cómo, a través del cine, puede un país sin legitimidad internacional existir visual y cinematográficamente?

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también

Privacy Policy