email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

CANNES 2022 Semana de la Crítica

Clément Cogitore • Director de Goutte d’Or

"Mi motivación es construir enigmas, y enunciarlos lo máximo posible en vez de intentar resolverlos"

por 

- CANNES 2022: El cineasta francés presenta un excelente thriller social, nocturno y urbano, dirigido con brío, sobre un presunto médium

Clément Cogitore • Director de Goutte d’Or

Clément Cogitore, revelación en la Semana de la Crítica de 2015 con su primer largometraje, Ni le ciel ni la terre [+lee también:
crítica
tráiler
ficha de la película
]
, ha hecho un regreso espectacular en una proyección especial de la misma sección paralela en la 75ª edición del Festival de Cannes con su segunda película, Goutte d’Or [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Clément Cogitore
ficha de la película
]
.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: ¿Cómo surgió la idea de una historia centrada en un médium?
Clément Cogitore: Hace mucho tiempo que vivo en el barrio de la Goutte d’Or, en París, eso me fascinaba e inspiró la película. A partir de este gesto tan simple, casi un cliché de barrio, de estos chicos que distribuyen folletos para médiums al pie del metro de Barbès, me vino la idea de empezar la historia ahí. Pero, ante todo, yo quería hablar de un personaje que manipula la información, que juega con los sistemas de creencias. Lo que más me interesa de mi trabajo es el vínculo entre la ficción y la creencia, cómo se infiltra en nuestras vidas y qué lugar ocupa. Necesitaba un personaje muy manipulador, difícil de juzgar, que de repente se encuentra atrapado en su propio juego y que empieza a tener verdaderas visiones o a captar información de una manera irracional, algo que le hará plantearse preguntas sobre el sentido de su profesión y destruir su pequeño negocio del consuelo y de la voz de los muertos.  

¿Te documentaste mucho?
Sí, pero me quedé con muy pocas ideas sobre el mundo médium porque los médiums que encontré, para mí, trabajaban mal: la fanfarronería se notaba demasiado y eso hubiera dado lugar a una comedia folclórica, algo que no me interesaba en absoluto. Así que abandoné la documentación y me dije: ¿y si yo me pusiera a trabajar como médium con las herramientas de las que dispongo en la actualidad, cómo lo haría lo mejor posible? Poco a poco, empecé a construir el sistema del personaje. La documentación más bien llegó por otro lado, como los niños migrantes que viven en la calle, que era lo que ocurría en realidad; no es exactamente la misma historia que aparece en la película, pero contiene muchos detalles del barrio y de las interacciones de los chicos entre ellos y con el barrio.

¿Qué equilibrio o desequilibrio querías obtener entre un retrato psicológico, un retrato del barrio, un retrato social (e incluso de la situación de la migración) y el género, ya que hay un cadáver?
Son ajustes bastante finos, sobre todo de guion. Al principio, las cosas que pasan parecen groseras, pero a través del trabajo de escritura se tejen unas con otras, camuflamos algunas que surgen del subtexto, otras se revelan de manera más visible. En torno a la trayectoria del personaje, había cosas que yo quería contar de este lugar, de este barrio de París, donde hay una fuerte tensión, mucha precariedad, la violencia atraviesa la ciudad y, en concreto, seres humanos frente a la muerte e historias consoladoras que los acompañan.

En tu primer largometraje, había fantasía, pero de manera superficial. ¿Es una afición?
Sí, como espectador, necesito que alguna cosa me falte y que el marco, la historia, la puesta en escena, trabajen en torno a esta carencia. Los personajes intentan delimitarlo o llevarlo. En Ni le ciel ni la terre, era la ausencia, la desaparición, un cuerpo que llega y cuya aparición no podemos explicar. El personaje consigue captar fragmentos de elementos, pero eso deja un enigma. Para mí, es un motor fundamental que me pone a trabajar: construir enigmas y no buscar resolverlos, sino enunciarlos de la manera más clara posible.  

Un cineasta también es un médium.
Hay una metáfora con este personaje, pues un cineasta también puede ser un contador de historias en un sentido muy amplio. ¿En qué momento está en la manipulación y el engaño puros y en qué momento lo que dice es una manera de consolar o, en todo caso, la historia permite acompañar para ayudar a los hombres y a las mujeres a mantenerse más o menos en pie?

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también

Privacy Policy