email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

CANNES 2022 Un Certain Regard

Hlynur Pálmason • Director de Godland

"Mi actor principal perdió doce kilos, creo, y se lo tomó muy en serio... me encantó ver su declive físico"

por 

- CANNES 2022: El director islandés, que ha vivido en Dinamarca, reúne energías opuestas de los dos países al seguir a un vicario danés que establece una parroquia en la Islandia del s.XIX

Hlynur Pálmason • Director de Godland
(© Hildur Ýr Ómarsdóttir)

Godland [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Hlynur Pálmason
ficha de la película
]
, la tercera película de ficción de Hlynur Pálmason, participa en la sección Un Certain Regard de la 75ª edición del Festival de Cannes. El director islandés, que fue a la escuela danesa de cine y vivió varios años en Dinamarca, reúne en su nuevo trabajo energías opuestas de los dos países a la hora de seguir a un vicario danés de mediados del siglo XIX que establece una parroquia en las tierras yermas de Islandia en los tiempos del dominio danés.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: En el estreno hemos sabido que siete fotografías sacadas por un vicario danés sirvieron de inspiración para la película. ¿Cómo fue ese descubrimiento?
Hlynur Pálmason:
Es algo que conté a mi equipo, al reparto y a los del equipo de producción al principio de todo, pero en realidad es una ficción que se me ocurrió durante el proceso de escritura. Lo hice para estimular mis sentidos. En un principio no tenía pensado mencionarlo en la película, pero al final pensé que si hubiera sacado la inspiración de aquellas fotografías, el espectador también debería saberlo. Ahora las tenemos físicamente porque las hemos hecho empleando el proceso de colodión húmedo, como se habría hecho en su momento. Por ahora solo hemos presentado una, que es el póster. Más adelante desvelaremos el resto, de una en una.

Godland aborda un mundo entre dos países, Dinamarca e Islandia, y las fuerzas opuestas, representadas por Lucas, el clérigo danés, y Ragnar, el guía islandés. ¿Cómo describirías a cada uno de ellos y qué sientes por ellos?
La verdad es que los dos me caen muy bien. Lucas, con quien conecto mucho, tanto si me gusta como si no, es el idealista, un hombre moderno, mientras que Ragnar es todo lo contrario, un hombre de la naturaleza, del clima y casi de la tierra. Sin embargo, a lo largo del viaje, las capas que cubren a Lucas se van desprendiendo porque esta tierra desconocida tira de ellas. Ragnar es todo un misterio, es un narrador de historias y un poeta improvisado que quizá ha hecho cosas que no debía y a las que no ha dado carpetazo, y ahora anda en busca de salvación, aunque tiene miedo de Dios.

¿Es posible que hayamos conocido a personajes similares?, ¿quizá en algún western de John Ford?
Lo han comentado varias personas, y ha salido el nombre de John Ford y el de Kurosawa, y también de historias en las que la localización es muy importante, casi un personaje más de la película. Yo crecí con esas películas, así que sin duda me han hecho ser quien soy, y puedo entender la conexión. Para describir a mis personajes, siempre explico su vida interior a partir de la explicación del mundo que les rodea.

Cuando uno ve la película y se imagina el rodaje, diría que tampoco debió de ser fácil el trabajo detrás de la cámara. ¿Así fue?
Lo curioso es que el rodaje tuvo lugar cerca de donde vivo ahora, en la costa sureste de Islandia, así que fue muy personal. Es una zona inmensa y muy aislada. El equipo no está formado por muchas personas y no disponíamos de mucho dinero, pero le sacamos todo el provecho al que teníamos y alargamos el rodaje durante mucho tiempo en lugar de rodar poco tiempo con un equipo muy numeroso. El plan era rodar cronológicamente y me alegro de que haya salido bien. Desde el punto de vista físico fue exigente: Elliott Crosset Hove (que interpreta a Lucas) perdió doce kilos, creo, y se lo tomó muy en serio. Me gustó mucho ver su declive físico. El rodaje se extendió dos años.

Muestras esos inmensos y aislados paisajes islandeses en una secuencia muy larga, con la música de uno de los himnos nacionales más famosos, “I Danmark er jeg født”/ “En Dinamarca nací, aquí está mi hogar”, una combinación que resulta irónica. ¿Qué se te pasó por la cabeza para hacer algo así?
Es un himno bonito, con letra de H.C. Andersen. En la película jugamos con los opuestos. El título danés está escrito en rojo, y el islandés, en azul. Quiero tratar a ambos países de manera justa. Adoro Dinamarca, he estudiado aquí, mis hijos han crecido aquí, muchos de mis colaboradores son daneses, pero a veces creo que es importante llegar a un debate profundo. Esta película transita por una delgada línea.

Conocemos a una persona en la que ambos mundos se fusionan de manera preciosa, la joven Ida, interpretada por tu propia hija Ida, que es capaz de cambiar de danés a islandés literalmente girando la mano.
Exacto. ¿Quizá ella tenga lo mejor de los daneses y lo mejor de los islandeses? Es un símbolo de las fronteras abiertas. Espero que el futuro sea así.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés por Marcos Randulfe)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también

Privacy Policy