email print share on Facebook share on Twitter share on LinkedIn share on reddit pin on Pinterest

España

Eduardo Escudero • Distribuidor, A Contracorriente Films

"Deberíamos tratar a los streamers como aliados, no como enemigos"

por 

- Hemos hablado con uno de los fundadores de la distribuidora catalana para saber más sobre su complejo modelo de negocios y su relación con las plataformas VoD

Eduardo Escudero  • Distribuidor, A Contracorriente Films

Cineuropa ha entrevistado a Eduardo Escudero, uno de los fundadores de A Contracorriente Films. La empresa de Barcelona, uno de los principales agentes de la industria española, se caracteriza por un modelo de negocio polifacético que abarca la distribución, la producción, el VoD y los canales FAST, además de la gestión de dos salas de cine.

Cineuropa: ¿Podrías hablarnos de la línea editorial de vuestra compañía? ¿Cómo se organiza?
Eduardo Escudero:
A Contracorriente Films nace en 2010. A lo largo de los años, nuestra oferta ha tenido éxito y ahora somos la mayor distribuidora independiente de España. Contamos con un equipo de unas 40 personas que se ocupan de la distribución, y estrenamos más de 35 títulos al año. Además, también distribuimos algunas películas directamente en VoD. Hemos construido un amplio y sólido catálogo, compuesto tanto por cine clásico como por títulos nuevos. Este crecimiento nos ha permitido embarcarnos en otros proyectos digitales. Valoramos la experiencia en salas por encima de todo, pero también es cierto que la distribución independiente no está viviendo un buen momento, con algunas excepciones. […] En 2022, lanzamos nuestra propia plataforma, acontra+. Fue la evolución natural de un servicio de VoD transaccional que habíamos lanzado durante el confinamiento: Sala Virtual de Cine. Tras la pandemia, nos dimos cuenta de que seguía siendo difícil interceptar a toda la audiencia que teníamos con la plataforma, así que decidimos cambiar al modelo de suscripciones de acontra+. La cuota es de 3,99 euros al mes. Si pagas 4,99 euros, recibes una entrada de cine gratis además de la suscripción mensual. En 2021, también lanzamos dos canales FAST: Cine Feel Good, dirigido a un público más generalista, y Cine Verdi TV, centrado en el cine de autor. Más del 70 % de los títulos [que presentamos en estas plataformas] son europeos. […] También coproducimos tres o cuatro películas al año, y de vez en cuando somos el productor principal, como en el caso de La librería [+lee también:
crítica
tráiler
ficha de la película
]
, de Isabel Coixet, y La contadora de películas [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
, de Lone Scherfig. Esta última se vendió muy bien y fue muy bien recibida en Toronto.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Puedes mencionar otros proyectos en los que estáis trabajando?
Algunos de nuestros próximos títulos y estrenos recientes son Sonido de libertad, de Alejandro Monteverde; Chinas [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
, de Arantxa Echevarría, y la película navideña La Navidad en sus manos, dirigida por Joaquín Mazón y protagonizada por Santiago Segura, junto con películas europeas como A fuego lento [+lee también:
crítica
ficha de la película
]
, de Trần Anh Hùng; Perfect Days [+lee también:
crítica
tráiler
ficha de la película
]
, de Wim Wenders, Sala de profesores [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: İlker Çatak
entrevista: Leonie Benesch
ficha de la película
]
, de Ilker Catak, y The Inseparables [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Jérémie Degruson y Matthie…
ficha de la película
]
, de Jeremy Degruson.

Como puedes ver, mezclamos cine de autor con algo que podríamos denominar “cine de autor+”, que significa cine de calidad pero dirigido a un público más amplio, como en el caso de A fuego lento, además de comedias locales. Esta estrategia mixta nos permite mantener una buena cuota de mercado.

Parece que la pandemia ha quedado atrás. ¿Has notado algún cambio en la industria que haya afectado al comportamiento o la composición de la audiencia en España?
Obviamente, la pandemia creó una realidad en la que la gente abandonó su experiencia semanal de ir al cine durante meses, o incluso durante un par de años. En cierto momento, fuimos conscientes de que mucha gente no había dejado de ir al cine por miedo, sino porque de repente se daban cuenta de que no era tan importante para ellos. Por supuesto, fenómenos como el de Barbenheimer son positivos porque la experiencia cinematográfica vuelve a estar en el centro del debate público. […] Además, nuestro Gobierno puso en marcha un programa especial a mediados de julio, y aunque su campaña no fue muy buena al principio, a finales de septiembre muchas personas mayores de 65 años habían empezado a ir a las salas, pagando solo 2 euros cada martes, mientras el Gobierno cubría la diferencia de entre 2 y 3 euros. Ese es el público que solía desempeñar un papel crucial a la hora de apoyar al cine independiente. Desgraciadamente, la iniciativa terminará pronto, pero esperamos que en el futuro se repita algo similar para el segmento de mayores de 65 años, y tal vez también para los espectadores de entre 18 y 25 años.

¿Por qué crees que las salas de cine siguen teniendo problemas para atraer al público más joven?
En mi opinión, los streamers no son más que uno de los muchos competidores que se esfuerzan por llenar el tiempo libre de los jóvenes, al igual que los restaurantes, los bares o los museos. La realidad es que están ahí, y han llegado para quedarse. Tenemos que ver el lado positivo e intentar cooperar más con ellos, en cierta medida. Creo que lo que provoca que los cines estén más vacíos no son los reality shows ni los partidos de fútbol. Esa gente no iría al cine de todos modos. En cambio, la gente que descubre directores nuevos o clásicos en plataformas de streaming sí puede hacerlo. Vivimos en un momento en el que consumimos más cine que nunca. Deberíamos aprovechar esta generación que está disfrutando de buenas películas y buenas series [en las plataformas], e intentar conectar con ellos y llevarlos a las salas. Deberíamos tratar a los streamers como aliados, no como enemigos.

¿Ha habido algún cambio en lo que se refiere a la distribución de vuestros ingresos entre VoD, salas de cine y otras fuentes?
Por supuesto, ha habido algunos movimientos, pero nada significativo. A Contracorriente opera en un mercado muy grande, al menos lo bastante grande como para generar ingresos en diferentes ventanas de distribución. En los dos últimos años, hemos intentado compensar nuestras pérdidas en salas, sobre todo a través del streaming, pero cuando hablamos de VoD, es importante señalar que se trata de un volumen de negocio pequeño para los distribuidores independientes. […] El VoD transaccional no es la solución, solo puede ser un complemento. Las salas de cine no son solo una idea romántica. La distribución en salas es esencial para la supervivencia del cine independiente. Sigue siendo una de las mayores fuentes de ingresos y debemos protegerla. También es la forma más eficaz de crear una marca en torno a una película.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también

Privacy Policy