email print share on Facebook share on Twitter share on LinkedIn share on reddit pin on Pinterest

Francia

Ladj Ly y Giordano Gederlini • Director y guionista de Bâtiment 5

"El Bâtiment 5 es en el que yo crecí, pero más tarde, nos desahuciaron"

por 

- Un alcalde, una activista, un barrio y la precarización de la vivienda: el cineasta francés explica la génesis de su segunda película, después de Les Misérables

Ladj Ly y Giordano Gederlini • Director y guionista de Bâtiment 5
El director y guionsita Ladj Ly (© Dario Caruso/Cineuropa) y el guionista Giordano Gederlini (© Alice Khol)

Les Indésirables [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Ladj Ly y Giordano Gederlini
ficha de la película
]
, el segundo largometraje de Ladj Ly tras Los miserables [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Ladj Ly
ficha de la película
]
, llega a los cines franceses el 6 de diciembre —a través de Le Pacte— tras haber sido ya presentado en el Festival de Toronto, por lo que nos hemos sentado a hablar con el director y su coguionista Giordano Gederlini en París.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)
sunnysideofthedoc_call-for-projects_2024_innerMarch

Cineuropa: Debutaste a lo grande con tu ópera prima, Los miserables. ¿En qué te inspiraste para diseñar el tema en torno al que gira Les Indésirables?
Ladj Ly: Ya en la fase de escritura de Los miserables, la idea de contar la historia de los sucesos que han vivido los habitantes de esta zona durante los últimos 30 años rondaba mi cabeza. El éxito de Los miserables generó mucha presión, ya que teníamos que estar a la altura de un primer largometraje así. Al principio, teníamos en mente hacer un biopic sobre el alcalde socialista de Clichy-sous-Bois Claude Dilain, un hombre muy comprometido con el problema de la vivienda social. Sin embargo, nos dimos cuenta de que sería demasiado documental, así que decidimos cambiar el guion y convertir al personaje en un alcalde de derechas.

El otro personaje principal es una joven activista comunitaria que decide hacer frente al problema de las viviendas en ruinas. ¿Por qué este tema era tan importante para ti?
L.L.:
El edificio n.º 5 —que constituye el título de la película en francés (Bâtiment 5)— es el hogar en el que crecí, pero luego nos desahuciaron. Cuando mis padres llegaron en los años 80, el barrio no albergaba viviendas sociales, todo era copropiedad. Mis padres compraron una vivienda, y lo hicieron con tipos de interés muy altos. Y cuando terminaron de pagar la hipoteca 20 años después, les dijeron que les expropiaban la casa por 15.000 euros. Aquello traumatizó a la gente del barrio. Es por esto que se trata de una historia bastante personal, pero también constituye un problema que afecta a un gran número de personas en Francia, donde hay más de seis millones de personas sin una vivienda digna. Tener que abandonar el lugar en el que has nacido y yacen todos tus recuerdos es una verdadera tragedia.

En cuanto al personaje de Habi, creo que era importante contar con esta activista, ya que se trata de un personaje femenino, negro y con velo, un tipo de personaje que no se suele ver en las películas. También quería rendir homenaje a todas las mujeres de estos barrios, que son activistas, que viven allí, que hacen un trabajo increíble. Por desgracia, no oímos hablar mucho de ellas ni solemos hablar por ellas. Así que tenía la intención de ensalzarlas con el fin de que pudieran expresarse. Con que la historia de este personaje sirva de ejemplo para los jóvenes, todo esto habrá valido la pena.

Giordano Gederlini: En un momento dado, la protagonista se enfrenta a un alcalde que pretende poner el barrio patas arriba al deshacerse de esa torre mísera donde se malvive sin siquiera ofrecer a los vecinos una alternativa.

El personaje del alcalde es bastante opaco en cuanto a sus ambiciones, su ideología y su falta de comprensión sobre las realidades sociales. ¿A qué se debe esto?
L.L.: A menudo, nos vemos obligados a tratar con políticos que no conocen necesariamente ciertos territorios, que han sido lanzados en paracaídas al cargo de alcalde, que nunca han puesto un pie en ciertas zonas, que no tienen ni idea de cómo vive la gente en su ciudad. Y lo peor de todo es que este tipo de dirigentes tienen que tomar decisiones por los habitantes, lo cual está condenado al fracaso. Es esta ignorancia de ciertos alcaldes a la hora de tomar decisiones lo que conduce a tragedias humanas.

Les Indésirables trata temas de la vida real sin ahondar en el realismo social per se.
G.G.: Hay cierta energía y ritmo en el ADN de las películas de Ladj, ya que se trata de un cineasta para el que una película nunca puede ser aburrida. Aceptamos cierto nivel de ficción, o más bien de interpretación de la realidad, porque nos ayuda a comprender mejor ciertas formas de pensar. En Les Indésirables, los personajes hablan, se expresan. Estos diálogos imponen otro ritmo, porque el otro tema en torno al que gira la película es la falta de diálogo, la falta de puentes entre ciertas personas, cuando deberíamos asegurarnos de dar voz a todo aquello que queremos expresar.

L.L.: Los miserables era una película de cámara en mano. En esta película, quería trabajar con un enfoque diferente de la puesta en escena, un estilo más sosegado, más "cinematográfico", pero pretendía también conservar al mismo tiempo los elementos del realismo documental. Se trata de una película comprometida y política, así que tuvimos que tomarnos nuestro tiempo para diseñar los personajes a fin de comprender adecuadamente la situación, que es bastante compleja. También quería estar lo más cerca posible de los residentes, meterme en el propio rellano, para que los espectadores pudieran ponerse en su lugar y ver cómo es vivir en esos edificios.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también

Privacy Policy