email print share on Facebook share on Twitter share on LinkedIn share on reddit pin on Pinterest

BERLINALE 2024 Generation

Sasha Nathwani • Director de Last Swim

"Queríamos capturar la energía del verano"

por 

- BERLINALE 2024: El sol está alto y las sombras son más largas de lo normal en la película, que bascula entre momentos de risa y brotes de melancolía

Sasha Nathwani • Director de Last Swim

En Last Swim [+lee también:
crítica
entrevista: Sasha Nathwani
ficha de la película
]
de Sasha Nathwani, proyectada en Generation 14plus de la Berlinale, la trabajadora y ambiciosa actriz que encarna a Ziba (Deba Hekmat) ha demostrado apuntar maneras. Durante el film la protagonista guardará un secreto que no quiere compartir con sus despreocupados amigos, o al menos, no por ahora, mientras conduce por Londres en un cálido día de verano, escuchando música, ligoteando y contemplando el cielo.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)
Hot docs EFP inside

Cineuropa: Se trata de una película muy melancólica. Puede que la protagonicen jóvenes, pero las sensaciones de arrepentimiento y de que el tiempo se escapa son muy adultas.
Sasha Nathwani: Hace un tiempo, trabajando con el equipo técnico y actoral, nos dimos cuenta de que el film pasa de momentos cómicos a escenas de tristeza y melancolía. No fue una decisión consciente, sino el recorrido natural de alguien atravesando un momento difícil acompañado de sus amigos, los cuales no comprenden exactamente qué está pasando, pero que tal vez se hacen una idea. Allá donde vayas con amigos, olvidarás los problemas que puedas tener, ya sean personales o de salud. Es por ello que, cuando Ziba está sola, la vuelve a invadir la melancolía.

El film ha sido creado principalmente por un grupo de cineastas milenial. Cuando intentamos recordar los mejores momentos del final de la adolescencia, nos vienen a la cabeza aquellas noches en las que nos acostábamos a las 3 para luego consultar con la almohada el porqué de nuestro día. Ni siquiera recordamos cómo hacíamos para ir del punto A al punto B, porque pasábamos todo el día saltando de amigo en amigo. Desde luego, no podemos evitar sentirnos nostálgicos, aunque cabe destacar que este film va sobre la generación Z, es decir, se trata de una historia actual centrada en personajes actuales.

¿Dirigiste el film pensando en una road movie donde los protagonistas vagan sin rumbo como en American Graffiti? ¿Saben qué los impulsa a moverse o lo hacen por pura inercia?
Todo gira alrededor de lo que vivimos creciendo en Londres. Antes o después llega un momento en que tus amigos empiezan a conducir, o que alguien puede coger el coche de sus padres. Si has crecido en los suburbios, como es mi caso, te lanzas de cabeza y lo sientes, básicamente, como un viaje de descubrimiento. Presentamos la película como una historia de maduración cuyo propósito es explorar la juventud. En esta historia vemos a Ziba tachar objetivos cumplidos de su lista de deseos adolescente. Al principio se sienta en las primeras filas de clase, pero conforme avanza el día la vemos moverse hacia el fondo, donde están los “chicos malos”, esos muchachos con comportamientos cuestionables. Estamos ante alguien que se ha cansado de ir a lo seguro y que ahora reivindica su juventud.

Es un personaje que siempre está mirando al cielo en busca de algo más grande. ¿Buscabas añadir una capa metafísica a la historia?
Puedes verlo como un relato sobre la juventud de hoy o darle un empaque más filosófico, pues la entrañable curiosidad de Ziba por analizar el mundo se presta a ello. Justo antes de ir a nadar dice que si el sol muriese nadie se daría cuenta hasta pasados ocho minutos. Y eso es precisamente lo que hacen durante todo el día: hablar sobre lo que harían llegado el caso, pues Ziba está viviendo hoy sus ocho minutos.

Ahora que tiene la oportunidad de hacer lo que siempre ha querido, descubre lo hermoso que es aceptar que uno no puede controlarlo todo. En mi opinión, creo que este es el mensaje de la película.

¿Es intencional que la música tenga tanta presencia? Acompaña a los personajes durante todo su trayecto y no hace sino aumentar una temperatura ya agobiante.
Muchos de nosotros nos dedicamos a la dirección de videoclips y queríamos traer parte de su esencia al film. Además, en un caluroso día de verano londinense se puede escuchar por todas partes ciertos tipos de música electrónica. Esta música, que tanto representa el sonido de Londres, la componen una serie de músicos con un marcado estilo británico. Nuestro compositor, Federico Albanese, era alguien con quien deseaba trabajar desde hacía mucho tiempo. Compuso una serie de temas que amenizaron el rodaje, lo cual fue de gran ayuda, pues contribuyó a que el equipo captara la esencia rítmica y emocional de las escenas.

Como realizadores británicos, nos sentimos frustrados con el aspecto que presentan muchos films nacionales, los cuales pueden llegar a ser monocromáticos. Pues bien, nuestro objetivo es precisamente mostrar los colores de Londres. La ciudad tiene la fama de mostrar un aspecto apagado por culpa del tiempo, sin embargo, cuando sale el sol, la gente se echa a las calles. Procuramos que esta esencia quedase visualmente retratada en el film para así mostrar la fuerza vital del verano.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés por Juan Ramón Parra)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también

Privacy Policy