email print share on Facebook share on Twitter share on LinkedIn share on reddit pin on Pinterest

BERLINALE 2024 Competición

Veronika Franz y Severin Fiala • Directores de The Devil’s Bath

"Encontramos el personaje y el tema fascinantes, y quisimos hacer justicia al tema de la depresión"

por 

- BERLINALE 2024: El dúo de directores austriacos se sumergen en la oscuridad de la mente de una mujer granjera y la radical elección que debe hacer

Veronika Franz y Severin Fiala • Directores de The Devil’s Bath
(© Dario Caruso/Cineuropa)

¿Cómo afrontar la depresión cuando vives en la Austria rural de mediados del siglo XVIII, donde tu vida está dominada por la presión y las normas sociales, y quitarse la vida es el mayor pecado posible? Basándose en registros históricos de interrogatorios clericales, el dúo de directores austriacos Veronika Franz y Severin Fiala se sumergen en la mente cada vez más oscura de una campesina y en la radical decisión que debe tomar si quiere cumplir su deseo de estar “fuera de este mundo”. Hemos hablado con los cineastas sobre su largometraje The [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Veronika Franz y Severin F…
ficha de la película
]
Devil’s [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Veronika Franz y Severin F…
ficha de la película
]
Bath [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Veronika Franz y Severin F…
ficha de la película
]
, presentado en la competición de la Berlinale.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)
Hot docs EFP inside

Cineuropa: Muchas películas ya han abordado las dificultades históricas de las mujeres. Sin embargo, el hecho de que estos asesinatos fueran cometidos por mujeres es un capítulo bastante desconocido. ¿Cómo descubristeis el tema?
Veronika Franz: A través del podcast de una historiadora estadounidense, Kathy Stuart. Nunca habíamos oído hablar de este fenómeno del suicidio indirecto. Nos pusimos en contacto con Stuart y, tras varias conversaciones, nos dio acceso a su archivo. Leímos sobre cientos de casos como este en toda Europa. Nos conmovió escuchar la voz de una campesina del siglo XVIII y leer acerca de sus penurias, sus anhelos y sus pensamientos. Una mujer de Alta Austria, Ewa Lizlfellner, se convirtió en la inspiración principal para la película porque un inquisidor la interrogó tres veces.

El destino de las mujeres es solo uno de los aspectos que aborda la película, pero también está la influencia de la Iglesia y lo que provocan estas instituciones.
V.F.: También trata sobre el dogmatismo, la construcción pervertida de la fe y cómo puede utilizarse para fines personales. Eso es lo que nos gustó del material. Si la fe sirve para ayudar a la gente, entonces es algo bueno.

Severin Fiala: Pero si estás obligado a matar a alguien para que te permitan morir, entonces es increíblemente absurdo.

Vuestra actriz protagonista, Anja Plaschg, solo iba a encargarse de la música. ¿Por qué decidisteis ofrecerle el papel principal?
S.F.: Cuando vimos cómo reaccionó al guion, supimos que había una conexión con el personaje de Agnes. Tenemos un personaje pasivo, que pasa mucho tiempo tumbada en cama y hace cosas malas. Aun así, tiene que gustarnos si queremos que la película funcione. Con Anja, tuvimos claro inmediatamente que sería posible empatizar con ella.

V.F.: No es una actriz profesional. Al principio, pensamos que tal vez tendríamos que cambiar el papel o el guion para adaptarnos a sus puntos fuertes, pero no fue necesario. Tiene un talento increíble, es muy precisa y disciplinada. Al final, fue capaz de hacer más de lo que harían la mayoría de actrices profesionales.

Los personajes viven en un entorno muy duro. El marido no tiene mucho que ofrecer, y su madre también tiene que sobrevivir. Tienes la impresión de que Agnes no encaja.
S.F.: Para nosotros era importante que no hubiese villanos. Todos intentan ayudar a esta mujer de alguna forma. También hay mucha presión social sobre el marido y la suegra. No es culpa de la suegra, es culpa de la sociedad y de los dogmas que nos hemos impuesto.

Vuestra filmografía se relaciona habitualmente con el cine de terror. Sin embargo, The Devil's Bath se acerca más al drama psicológico. ¿Diríais que os habéis alejado ligeramente del terror, o siempre habéis sido un poco incomprendidos?
S.F.: Hicimos esta película porque el personaje y el tema nos parecían fascinantes, y quisimos hacer justicia al tema de la depresión. En este sentido, teníamos claro que no iba a ser una película de terror. Eso no significa que no vayamos a hacer más películas de género, porque también tenemos otros proyectos en esa dirección.

V.F.: Empezamos trabajando en un thriller judicial, basándonos en los protocolos históricos, pero luego adaptamos la historia. Queríamos que la gente pudiera entender la situación en la que se encuentra Agnes y sentir cómo experimenta el mundo. Para esto, no podíamos introducir ningún giro de género. Nos encantan las películas de terror, pero también nos tomamos en serio a los personajes. Si los personajes necesitan algo más que los mecanismos clásicos de una película de terror, entonces los evitamos.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también

Privacy Policy