email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

Franck Guérin • Director

Un jour d’été

por 

- Explorar lo intimo bajo un fondo socio-político

Franck Guérin • Director

En competición oficial en el Festival de Rotterdam con su primer largometraje de ficción Un jour d’été [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
(A Summer Day), Franck Guérin hace también parte del panel de jóvenes cineastas seleccionados en el cuadro de la 3° edición del programa Passion & Promises" iniciado por el European Film Promotion y la manifestación holandesa. Un destaque mediático ampliamente merecido por un realizador francés de 33 años ya dotado de un sólido bagaje en el dominio del documental y de cortos y mediometrajes de ficción.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)


Cineuropa: ¿Cuál ha sido su recorrido hasta Un jour d’été?
Llevé en paralelo realizaciones de documentales TV y ficciones que empecé bastante joven puesto que tenía 21 años cuando puse en escena mi primer cortometraje. Los documentales eran sobre todo pedidos, pero me dediqué mucho a algunos, en particular,Nous, enfants d'homos (2004 – Arte) ou La route sanglante, sur les traces de Francis Heaulme (2005) que co-realicé. Los distintos hechos criminales me interesan, no su lado "glauco", sino por sus vínculos con el funcionamiento de la sociedad, la manera en que funciona la justicia en Francia. Son elementos que alimentan mi trabajo de escritura y ficción.

¿Qué es lo que le ha inspirado el guión de Un jour d’été?
Me exilié algunos meses en los Estados Unidos en un relativo aislamiento y paradójicamente, escribí sobre una atmósfera y un decorado cercanos a mi, puesto que Un jour d’été se desarrolla en un pueblo de Vendée similar a mi pueblo natal. Esta atmósfera de provincia, el ambiente entre los jóvenes: son cosas que conozco bien ya que las viví. A continuación, me interesé a los distintos hechos que se refieren a los accidentes sobre muebles municipales (el arco de un campo de fútbol en la película) y que implican la responsabilidad de los alcaldes. Este tema me interesaba por su dimensión social y política: saber sobre quién recae la responsabilidad cuando este tipo de acontecimiento ocurre, en una época en la que la fatalidad no está ya a la moda, de una cierta manera. Era sobre todo un trampolín para hablar de lo íntimo, lo que más me interesa en la película con un personaje ordinario a quien le pasa algo extraordinario y que se encuentra en una situación de crisis. Con el accidente, tenía la dimensión dramática de la película que sigue la historia de Sébastien y Michael, dos jóvenes ligados por una amistad bastante exclusiva. La personalidad muy fuerte de Michael impresiona mucho a Sébastien, pero es él que sufre el accidente y que muere. La vida de Sébastien va entonces a abrirse a una perspectiva que no había imaginado, con una ausencia de referencia ya que se él se apoyaba completamente en su amigo. Existe una dimensión social y política, pero la película se interesa sobre todo a la manera en que todo eso se resiente a nivel intimo.

¿Cuál es la influencia sobre su puesta en escena del hecho de haber realizado varios documentales?
No tengo en absoluto un enfoque documental dicho naturalista como los hermanos Dardenne por ejemplo. Me gusta la mezcla de los géneros, estar en una escena con una cámara al hombro con una apariencia naturalista y también en el juego de los actores, luego de golpe pasar a una escena mucho "más simbólica". Me gusta mezclar las cartas, perturbar el sentido de lectura y el sentimiento del espectador, aunque intento hacerlo con parsimonia para no caer en el efecto estilístico. No estoy tampoco en un cine hablador (aunque me gusta esta tradición del cine francés) y mis personajes son globalmente silenciosos. Sobre todo, me situó raramente en la explicación psicológica. En Un jour d’été, los personajes parecen a veces hacer cosas bastante extrañas, con motivaciones poco evidentes, ya que pienso que pasa así en el vida.

¿Cuáles son sus gustos en materia cinematográfica?
Son bastante eclécticos, aunque si puedo sacar A nos amours de Maurice Pialat, lo que no es muy original para un francés. Michelangelo Antonioni es igualmente una referencia para mi, pero también me gusta John Carpenter, lo que no es evidente cuando se ven mis películas (risas). Soy muy feliz y me siento halagado de haber sido seleccionado en Rotterdam muy especialmente, ya que este festival se interesa a cineastas independientes, en un espíritu de investigación que corresponde bien a mi filme.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy