email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

Gyula Nemes • Director

"Es una película sobre nada. Y fui capaz de rodar todo sobre nada"

por 

Gyula Nemes • Director

El director húngaro Gyula Nemes presentó su ópera prima My One and Onlies (Egyetleneim) en Venecia como parte de la Semana de la Crítica (ver noticia). Este retrato sumamente cinético, energético y cinemático de un mujeriego (interpretado por Krisztián Kovács) se estrenó durante la misma semana en cinco pantallas en Hungría con gran éxito. Cineuropa habla con el director en Venecia.

Cineuropa: Esta película parece ser ambas cosas: parte de una nueva ola de talentos del cine húngaro y una película especialmente europea.
Gyula Nemes: Es una película realmente europea: Humberto Rossi, uno de los seleccionadores de la Semana de la Crítica, declaró que había sido elegida como película europea, no como húngara. Se ha realizado en la escuela checa, al estilo de la Nueva Ola Checa. Incluso el dinero que conseguimos para rodarla lo obtuve cuando fui a la Escuela Checa de Cine. En Hungría, nadie parece preocuparse por los principiantes si no eres el hijo de un cineasta famoso o si no tienes enchufe. Actualmente, existe una nueva generación graduada en la Escuela Húngara de Cine, donde realizas una película al final del programa, lo que está permitiendo al mundo saber que algo está ocurriendo en el cine húngaro. Eso ayudó a que este año hubiera muchas cintas húngaras en Berlín y Cannes.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿De dónde llegó la idea original para la película, puesto que usted ha declarado que es parcialmente autobiográfica?
Naturalmente, tengo que realizar una película sobre ligar con chicas, porque yo formo parte de una generación “perdida”. Podría hacer una película sobre la guerra o la revolución, pero esos acontecimientos no han ocurrido en mi vida y no crecí en una gran familia, así que la única cosa que me salió fue rodar un mundo loco de fiestas y chicas. Un mundo donde no hay un solo día en el que hagas algo normal; así que, básicamente, es una película sobre nada. Y pienso que fui capaz de rodar todo sobre nada. Me preocupaba por dos cosas: en la realidad, como en un documental, y en el lenguaje cinematográfico; y en este trabajo intenté que ambas fueran juntas.

¿Cómo fue el estreno en Hungría?
Pensamos que se trataba de una película muy experimental pero, en los primeros cuatro días desde su estreno, la ha visto más gente que la media de una película húngara de arte en todo un año. Tuvo un full, pues la gente joven toma esta clase de lenguaje, aunque los críticos o los distribuidores no lo hacen, puesto que son mayores o diferentes. Pienso que la gente más joven no le presta mucha atención a la historia. La televisión y los videos musicales (incluso los de mala calidad) los están guiando a volver a lo más básico del cine, crear dibujos y sentimientos.

¿Cuál será su próximo proyecto?
Será una comedia anarquista. Por ahora, sólo tengo la sinopsis. De hecho, ir a Venecia me ha permitido cambiar los planes y realizar una película con un presupuesto normal. La película va sobre un criminal y terrorista que quiere, por sí solo, cambiar algo, algo muy ridículo. Será muy divertida, muy trágica e invitará a la reflexión. No escribo guiones (por mí mismo), sólo para los productores, por supuesto, pero ya puedo ver la película. Será muy gráfica y muy distinta a ésta primera: en blanco y negro y en cinemascope.

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.