email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

Elizabeth Conter • Unifrance

Zoom sobre el cine francés en Alemania

por 

Elizabeth Conter • Unifrance

Especialista de Alemania al servicio de Estudios y Mercados Unifrance, Elizabeth Conter analiza para Cineuropa la penetración del cine francés en el territorio alemán, la red de los distribuidores y la salud de las coproducciones. Un diagnóstico que clarifica mientras que los 4° Encuentros franco-alemanes de cine tendrán lugar del 9 al 11 de noviembre en Munich.

¿Cuál es la situación del cine francés en Alemania?
2005 había sido un año excepcional gracias a El viaje del Emperador [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
, después de buenos resultados en 2004 y de malos resultados en 2003. Pero es siempre cíclico, eso depende de las películas, y las previsiones para 2006 se anuncian mitigadas con una estimación a 2,2 millones de espectadores alemanes para las producciones mayoritarias francesas (además de las continuaciones de 2005, superiores a 300.000 entradas). Para no falsear el resultado, sin duda, no contabilizaremos Le Parfum [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
, una película en lengua inglesa coproducida por Francia y enorme éxito en Alemania. Lo fundamental es que el número de películas francesas distribuidas sigue siendo muy elevado con obras muy diferentes, grandes producciones como Astérix y los vikingos [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
, Silent Hill [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
o Bandidas [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
, y también películas de autores que constituyen nuestro fondo de comercio regular en Alemania: L’ivresse du pouvoir [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
(100.000 entradas), Caché [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Margaret Menegoz
entrevista: Michael Haneke
ficha de la película
]
(170.000 espectadores), Peindre ou faire l’amour [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Arnaud & Jean-Marie Larrieu
entrevista: Philippe Martin
ficha de la película
]
, Je ne suis pas là pour être aimé(70.000 entradas)... Y no hay que olvidar que películas más puntiagudas registran resultados sin duda modestos pero que se compran más tarde cuando ya no lo son.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Cuáles son las tendencias en términos de distribución?
El cine francés puede contar con su red de distribuidores fieles que trabajan muy bien filmes como Concorde, Tobis, Alamode, Prokino, Arsenal. Estas estructuras de talla media compran filmes franceses a buen precio e invierten presupuestos adecuados en sus estrenos. Globalmente, la situación se estabiliza y mejora después del frenesí que había seguido a la entrada en la Bolsa de los distribuidores en el año 2000 con costos de adquisición exorbitantes y quiebras como consecuencia. Hoy, un estreno medio para un filme de autor en Alemania representa entre 30 y 50 copias; Caché tuvo 63, por ejemplo, a comparar con las 520 copias de Astérix y los vikingos. Por otra parte, la situación alemana es muy diferente de la francesa porque es un país federal. Un estreno nacional representa entonces de 30 a 40 copias como mínimo para las grandes ciudades y no existe un polo disparador como París, donde un filme que funciona puede a continuación proyectarse en provincia. Y de manera general, Alemania está muy orientada hacia Hollywood, incluidos sus realizadores, que no regresan cuando intentan trabajar en Estados Unidos, contrariamente a los cineastas franceses.

¿Cómo se puede mejorar la distribución de las películas francesas en Alemania?
Con el desplazamiento de los talentos. La prensa alemana se interesa mucho, ya sea en estrellas como Depardieu o Deneuve o en actores y realizadores menos conocidos. Como el espacio dedicado al cine disminuye en la prensa alemana, que da mucho menos importancia que en Francia, el único medio de garantizar un mínimo de cobertura, es tener a artistas franceses. Y no es siempre fácil, sin embargo, van bastante fácilmente a Londres por ejemplo.

¿Cuál es la situación con respecto a las coproducciones franco-alemanas?
Hay una neta evolución desde la instauración del mini-tratado francogermano. Desde 2002, se ruedan alrededor de diez coproducciones por año (mayoritarias francesas y alemanas), mientras que antes su número se limitaba a tres o cuatro. Pero son, sobre,todo, mayoritarias francesas (seis en 2005). Y el nuevo sistema de apoyo que Alemania organiza va ciertamente a atraer a productores franceses, pero corre el riesgo de aumentar esta divergencia. Las producciones mayoritarias francesas irán a buscar dinero en Alemania y lo encontrarán a priori, mientras que las sociedades galas encuentran grandes dificultades para financiar la coproducción minoritaria de películas alemanas. En lo que a este fenómeno se refiere, que afecta también a las coproducciones con Italia, la lengua constituye, en particular, un obstáculo, ya que estas producciones no entran en las cuotas de lengua francesa de las televisiones. Por último, de manera general, los productores franceses no conocen muy bien el cine alemán, excepto algunos asiduos de las coproducciones como Yves Marmion de UGC-YM, Marie Masmonteil de Elzévir, Patrice Godeau de Aliceleo o Antoine de Clermont-Tonnerre de Mact.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy