email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

Olivier Gourmet • Actor

El cine, este espacio privilegiado

por 

- Olivier Gourmet • Actor

Olivier Gourmet • Actor

En diciembre salía en Francia el primer largometraje de Laurent Herbiet, Mon Colonel [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
, coproducido con los belgas de Films du Fleuve. Comedia disparatada alrededor de un inventor un poco fracasado, Congorama [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
, presentada en la Quincena de los Realizadores (leer el artículo), llega a las pantallas belgas. El protagonista fetiche de los hermanos Dardenne sigue trazando una vía rigurosa entre primeros largometrajes y películas de autor, cine comprometido y comedia inteligente.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: ¿De dónde vienen sus ganas de implicarse en un filme como Mon Colonel?
Olivier Gourmet: Pienso que es importante disfrutar del cine, de este espacio aún privilegiado, para expresarse sobre temas dolorosos. No hay que abandonarlo. Más allá de los acontecimientos históricos de 1956, cuando Georges Bush quiere actualmente legislar con la tortura, no se ha evolucionado realmente. Es necesario hablar de algunas cosas, y de manera objetiva, no provocante ni redentora. Se trata de constatar que la monstruosidad de algunos hombres no se oculta en los monstruos. Este coronel tiene, al principio, una visión del colonialismo que no es dictatorial, sino abierta y humana. Para defender los intereses republicanos de la época, cuando el Gobierno francés permite utilizar todos los medios para hacer reinar el orden en Argelia, de repente él va a practicar la tortura. ¿Cómo puede llegar a ese extremo? ¿Cómo explicar el horror de hoy de manera honesta y sensible?

¿Cómo se embarcó en la aventura tan diferente de Congorama ?
Era una película que me divertía enormemente, a partir del guión se desprendía un verdadero humor. Inmediatamente, había una singularidad humorística sin los bocetos o los códigos del género. Era particularmente singular. Y me proponen pocos papeles de ese tipo. La comedia es alegre y eso me gusta. Yo soy alguien más bien jovial en la vida, ¿por qué no serlo en películas si eso va de acuerdo con lo que me interesa en el cine? Al mismo tiempo, creo que la comedia parte siempre del ser humano, ya se desarrollen sus cualidades y sus defectos en el drama o se les exageren para volverlos monstruosamente divertidos. Este personaje descubre a sus 43 años que no viene de la civilización con la cual se identifica. Es esto lo que crea todas las situaciones divertidas, la desmesura y lo burlesco de esta película, tan excéntrica en su construcción lúdica e interactiva .

Congorama es también la historia de un tipo banal cuya vida cambia de repente. Usted interpreta a menudo esos papeles de personajes como todo el mundo, no?
Yo voy más fácilmente hacia esos personajes que me hablan humana y concretamente, con los que puedo identificarme, de los cuales puedo comprender la tontería, la monstruosidad o la gracia, en vez de hacia personajes caricaturescos o arquetipos, de los cuales nos cansamos rápidamente. Es realmente una cuestión de placer y no una diligencia intelectual. El trabajo sobre estos personajes es más importante, pide más implicaciones e interrogaciones. ¿Qué es lo que hace que se sea perverso?, ¿qué es lo que nos vuelve celosos, codiciosos o tristes? Me parece más divertido plantearme estas cuestiones y desarrollarlas en un personaje en vez de interpretar emociones prefabricadas. Cuando todo está sutilmente en el cuerpo, casi indecible, casi que no se ve, se vuelve mágico. Es lo que para mí, con muchos otros detalles, hace la magia del cine.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy