email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

Natasha Arthy • Directora

Choque de culturas y de puños en la nueva película de kung fu de Arthy

por 

Natasha Arthy • Directora

Tras participar en 2003 en la competición oficial del Festival de Karlovy Vary con Old, New, Borrowed and Blue, la danesa Natasha Arthy vuelve este año al certamen checo con su tercer trabajo, la película de kung fu Fighter [+lee también:
tráiler
entrevista: Cyron Melville
ficha del filme
]
, como parte de la sección Variety Critics Choice: Europe Now!, que ya fue presentada en la sección Generation14+ de la Berlinale y será distribuida entre otros en los EE.UU. (IFC), el Reino Unido (Momentum) y Francia (Europa Corp).

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: ¿Describirías Fighter como una película de kung-fu con un mensaje o más bien una película de iniciación que utiliza las artes marciales de modo alegórico?
Natasha Arthy:Es una película de iniciación con un mensaje que utiliza el kung-fu físico en lugar de las palabras. Fighter es una cinta para jóvenes que trata sobre encontrarse a sí mismos sin perder de vista a la gente que quieres. Creo que la mayoría de la gente joven sabe a lo que me refiero, querer algo distinto de lo que quieren sus padres. El conflicto es universal, vale para todos los jóvenes, sin importar su sexo, edad o extracción social. Hoy día todo pasa muy rápido. Hay que ser adultos lo más rápido posible. Descubrir lo que se quiere y tomar muchas decisiones importantes. Por supuesto, esto es aún más complejo cuando se crece con dos culturas y se es mujer.

El elemento de kung-fu es sólo otra manera de expresar esto. Me pareció más divertido contarlo físicamente que a través de diálogos. La película cobra el dinamismo y el ritmo adecuado para narrar la historia de una joven que tiene que librar una batalla consigo misma para encontrarse a sí misma y su camino vital. Mientras estaba documentándome, me di cuenta de que muchas chicas llegadas de Oriente Medio practican artes marciales. Me pareció un contraste muy interesante con nuestros prejuicios de la mujer reprimida, además de ser un buen símbolo de su lucha.

¿Cómo lograste convencer al maestro chino de kung fu Xian Gao (Tigre y dragón) para que trabajase en tu película?
Le llamamos y vino a Dinamarca. Es uno de los coreógrafos con quien mejor me he llevado. Se entrega muchísimo. Su gusto y el mío son muy parecidos. Al principio era un poco raro tener que hablar a través de un intérprete, pero cuando llego su hija todo se hizo más fácil. Gao habla chino pero no mucho inglés, mientras que Angela habla perfectamente ambas lenguas y además practica artes marciales. Si todo fue tan bien fue en gran parte gracias a ella.

Tu película retrata a la segunda generación de inmigrantes turcos en Dinamarca y el choque cultural con sus padres. ¿Necesitaste algún tipo de asesoría para tratar correctamente el tema?
Me documenté durante un año, pero también tenía recuerdos propios del problema de mi niñez. Era un modo para subrayar que el personaje principal de la película está atrapado entre dos culturas. Además, con los jóvenes actores, intenté hacerles ver cómo son las cosas realmente, y lo hicimos con mucho amor, lealtad y respeto. Hablamos de todo, desde su sentimientos más íntimos hasta el modo en que los adolescentes deberían expresarse. No quería que interpretasen algo que no les resultase creíble. Tenían que ser capaces de sentir todo, algo muy importante cuando se trabaja con actores no profesionales, creo.

Hablamos sobre las diferencias culturales. Por ejemplo, ¿se aconseja a los jóvenes daneses que sigan sus propios deseos más allá de lo que quieran sus padres? Si creces con una cultura distinta, ya sea turca o de oriente medio, la familia y los amigos tienen una importancia decisiva a la hora de tomar decisiones. Seguir tus propios sentimientos o deseos puede ser mucho más difícil y tener consecuencias mucho mayores tanto para la persona como para su familia en comparación con una familia danesa normal.

En cualquier caso, creo que básicamente el sentimiento es el mismo. Es importante recalcar esto, cuando se habla demasiado sobre el “nosotros” y el “ellos”. Vivimos en una sociedad multicultural. Esto es un privilegio, no una maldición. Deberíamos interesarnos en el prójimo, ése es el camino hacia delante.

Has construido tu carrera con películas para niños y jóvenes. ¿Es tu género favorito?
No necesariamente. He hecho películas para niños y adultos y ahora ésta es para jóvenes. Ahora mismo estoy interesada en las cosas que apasionan a los jóvenes. Es algo que tendemos a olvidar conforme nos hacemos viejos.

Como directora, ¿qué es lo que te impulsa?
Una buena historia con imágenes dinámicas. Y el hecho de que no puedo descansar hasta que la haya narrado.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy