email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

Clementina Hegewisch • Productora

NextFilm: Tomando el pulso de la situación

por 

Clementina Hegewisch • Productora

“Desde el inicio, intentamos tratar temas de actualidad e importantes socialmente”, ha declarado Clementina Hegewisch sobre su colaboración con Laurens Straub en la productora NextFilm. Al principio, la compañía fue fundada por la entonces esposa de Straub, la directora Pia Frankenberg. Cuando Straub se incorporó, su primer trabajo fue The Trio, de Hermine Huntgeburth, distribuido en Alemania por Warner Bros en 1999.

Straub y Frankenberg se separaron durante el desarrollo de su segundo proyecto, Fisimatenten, de Jochen Kuhn. Hegewisch se incorporó a NextFilm cuando Fisimatenten llegó al cine en 2000.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)
series serie

Hegewisch recuerda: “Laurens y yo nos conocíamos y éramos amigos desde 1984, cuando me mudé a Munich. Para mi resultaba lógico colaborar con él porque a través de NextFilm disponía de una estructura estable, con la condición de que se trabajase desde Berlín”. La primera producción que realizaron fue Fuehrer Ex, de Winfried Bonengel, cuyo estreno mundial fue en la Sección Oficial del Festival de Venecia 2002, al cual siguieron entre otros los certámenes de Toronto, São Paulo y Tallin.

“Hicimos entonces dos documentales seguidos por nuestro siguiente largometraje de ficción, Max und Moritz Reloaded, que marcó el inicio de una colaboración más cercana con Kinowelt, importante tanto para Straub como para NextFilm. Durante los últimos dos años de su vida, Laurens trabajó como guionista y codirector de Reverse Shot – Rebellion of the Filmmakers, un documental producido por Rainer Koelmel y Kinowelt International sobre la historia de Filmverlag der Autoren. Kinowelt también se encargó de las ventas internacionales del documental Coffee Beans for a Life, que produje en 2005".

“Nos encontrábamos en mitad del proceso de desarrollo de nuestro siguiente largometraje, que trataba el escándalo del Banco Berliner, dirigido por Ulrich Stein, cuando fue diagnosticado un cáncer a Laurens”, prosigue. “Ello nos paralizó por completó y nos situó en una especie de limbo a partir de entonces. No hicimos mucho más hasta su muerte en abril de 2007”.

“Reflexione durante mucho tiempo sobre qué debía hacer y entonces decidí seguir por mi cuenta”. Schattenwelt, de Connie Walther, fue su siguiente proyecto y el hecho de que fuese una coproducción la impulsó a decidirse. “El proyecto fue una gran fortuna. Michael Jungfleisch de Gambit Film, que consiguió gran parte de la financiación, me preguntó si me interesaría encargarme de la producción de la película. El proyecto me atraía mucho porque trataba los efectos de la política de mi generación, que sentía muy cercanos”.

Hegewisch disfruta mucho más con la concepción y el trabajo con los guionistas y directores en la fase de desarrollo que hacerse con los derechos de guiones cerrados. Al mismo tiempo, sigue llevando adelante algunos proyectos comenzados por su último socio, como es el caso de Das Milliardenspiel (título provisional), de Ulrich Stein, sobre el escándalo del Banco Berliner. “De hecho, Uli está especializado en documentales pero ha hecho muchas recreaciones en los últimos tiempos, como la de la historia de Peter Graf y el servicio secreto alemán BND," continúa Hegewisch. “Lo veo como un thriller político y como un largometraje de ficción extremadamente cercano a la realidad".

Además, en 2009 NextFilm comenzará la realización de su primera coproducción internacional en inglés, con la adaptación de la novela de Helga Hegewisch titulada Die Totenwaescherin, que será dirigida por el veterano director holandés Ben Verbong y guionizada por Hardi Sturm.

“Cuando se tradujo la novela de mi madre en holandés, le di en ejemplar a Ben y, en cuanto que lo leyó, me preguntó si había pensado adaptarla al cine”, recuerda Hegewisch. “El libro cubre nada menos que cinco generaciones de mujeres empresarias, pero he elegido la historia de un personaje ambientado en 1850 al inicio de la industrialización de Alemania".

“Es una fantástica y emocionante historia de amor, pero no sólo eso. También es una historia sobre la fuerza y la confianza en nuestras posibilidades, por tanto también sobre la emancipación. Visualmente, Ben y yo estamos pensando en Tess y La joven de la perla”, apunta, añadiendo que “me gustaría que la película fuese rodada en inglés como una coproducción internacional porque creo realmente que se trata de una historia universal”.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy