email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

CANNES 2009 Una Cierta Mirada / Francia

El orfebre Alain Cavalier y el recuerdo de Irène

por 

El orfebre Alain Cavalier y el recuerdo de Irène

“La película que está realizando, ¿va a terminarse o implosionará?“ Cuando Alain Cavalier, cineasta emérito de 77 años, premio del Jurado en Cannes en 1986 y seleccionado en competición en 1993, se plantea esta cuestión, acaba de caerse en directo con su minúscula cámara por una escalera mecánica en París y presenta su cara inflamada al objetivo. Pero no sólo Irène [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
será presentada en la sección de Cannes Una Cierta Mirada, sino que se revelará una obra asombrosa que utiliza las mejores fuentes de un cine documental minimalista e intimo y explora los sentimientos y los recuerdos hasta extraer un emocionante y sustancial contenido.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

La cinta, realizada en colaboración con Françoise Widhoff, es el regreso de Alain Cavalier a un pasado doloroso, el de la muerte de su compañera en un accidente de coche a principios de 1972. Utilizando un diario muy detallado de la época, el cineasta elabora el retrato de una mujer que busca en vano la felicidad, una relación hecha de luces y sombras, el tiempo que pasa sin borrar las heridas, los secretos de la intimidad descubierta y la fabricación artesanal y solitaria de una película. De la casa donde se enteró de la muerte de Irène a las habitaciones anónimas de un hotel, de la ciudad natal de la joven, Lyon, al domicilio actual del realizador, Alain Cavalier pasea su cámara con discreción y excepcional sentido visual, acompañado por una voz embrujadora que narra las anécdotas de los meses precedentes a la muerte de Irène.

Buceando cada vez más profundamente en la intimidad de su vida de pareja, sin engañarse sobre los lados más oscuros, el cineasta crea un caleidoscopio que toma forma poco a poco, de las fotografías a los cuadros, de los baños a un castillo desierto, de los espejos a los cajones. Logra así, a pesar de su escaso bagaje técnico, inventar con gran simplicidad y eficacia una representación muy evocadora (una sandía y un huevo para describir un parto por fórceps; un marco reflejado en tres bolas de petanca). Y a Irène no le falta humor (Alain Cavalier que habla a una foto de Sophie Marceau), ni confesión dramática (“hoy te pido perdón”) para una obra fuera de lo común que tras Le filmeur [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
en 2005 prosigue un trabajo muy personal sobre la memoria que debe mostrarse en todas las escuelas de cine.

Producida por Camera One, Irène ha sido coproducida por Pyramide (que distribuirá la cinta en Francia y se ocupará de las ventas internacionales) y Arte France Cinéma con el apoyo de Canal + y Ciné Cinéma.

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.