email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

ESTRENOS Polonia

My Flesh, My Blood, la sangre de un boxeador

por 

My Flesh, My Blood, la sangre de un boxeador

La combinación de brutalidad y poesía es la característica que mejor describe My Flesh My Blood (Moja krew), de Marcin Wrona, que llega hoy a las salas de la mano de Hagi Film y que puede considerarse como una de las películas más esperadas de los últimos tiempos en Polonia. Marcin Wrona ya consiguió hacerse un nombre en 2002 gracias a Magnet Man, una película que realizó siendo estudiante y que le hizo conseguir varios premios en festivales como Tribeca, Cracovia, Munich o Pescara.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

El guión, obra del mismo Wrona junto a Marek Pruchniewski y Grażyna Trela y ganador del premio Hartley-Merril, narra la historia de un boxeador (Eryk Lubos) que se ve obligado a dejar su carrera tras sufrir un accidente en uno de sus combates. El protagonista reacciona de una manera brutal y, al no ser capaz de poner una distancia emocional a este golpe de suerte, acaba neutralizando su desesperación lanzándose a la vida nocturna y al sexo rápido. Sin embargo, pronto se dará cuenta de que su vida esta vacía y decidirá tener un hijo: ahora ha de encontrar a alguien que esté dispuesta a dárselo. Es entonces cuando Eryk Lubos conoce a Luu De Ly, una vietnamita que aunque a primera vista no parece más que una mujer joven e inocente, se convertirá en la razón por la que su vida y su percepción del mundo acabarán dando un giro radical.

Wojciech Zieliński, Marek Piotrowski, Krzysztof Kolberger, Joanna Pokojska, Monika Obara y Roma Gąsiorowska figuran también entre el reparto mientras que Paweł Flis se encarga de la fotografía. La película, producida por Łukasz Dzięcioł y Piotr Dzięcioł para Opus Film, ha contado con un presupuesto de un millón de euros (3.853.097 PLN), que incluye la coproducción de TVP y Canal + Polska, y la ayuda del Polish Film Institute (PISF).

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.