email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

CANNES 2010 SIC / Suecia

Suecia lleva la música a Cannes con Sound of Noise

por 

Suecia lleva la música a Cannes con Sound of Noise

Diez años después de Canciones del segundo piso, de Roy Andersson, otro extraño pero fascinante objeto sueco, Sound of Noise [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, de Johannes Stjärne Nilsson y Ola Simonsson, ha aterrizado en Cannes, donde su estreno mundial como parte de la Semana Internacional de la Crítica ha sido acogida con grandes aplausos.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Los millones de visitantes de YouTube que vieron su corto de 2001 Music for One Apartment and Six drummers (que optó en dicho año a la Palma de Oro de Cannes) estarán encantados de volver a encontrarse con el mismo grupo de seis excéntricos baterías – cinco hombres y una mujer – que se valen de objetos cotidianos para crear música con efectos cómicos.

Mientras que en dicho corto los seis personajes irrumpían en un apartamento, destrozando su serenidad con una improvisación percusiva, en esta ocasión los músicos, encabezados por Sanna, aterrorizan a una ciudad entera porque sus ciudadanos sólo escuchan “música de mierda”. En cualquier caso, Amadeus Warnebring, un solitario policía completamente falto de oído musical, se encarga del caso y tendrá que superar su odio hacia la música para capturarlos.

El primer ataque musical de este grupo de anarquistas, titulado “Doctor, Doctor, Gimme Gaz”, está dirigido a un enfermo. Un pomposo presentador de televisión, aquejado de hemorroides, es llevado por la banda a una sala de operaciones, donde le duermes mientras interpretan una salvaje sesión de percusión sobre su cuerpo. El segundo ataque es a un banco, donde los músicos destruyen los billetes al ritmo de las calculadoras. El tercero, en la puerta de una sala de conciertos, se concentra en la música en sí, mientras que el cuarto se dirige a las reservas eléctricas de la ciudad. Pero, como sugiere el título de la cuarta misión, “Electric Love”, el amor se interpone en el camino de la banda cuando Amadeus, que poco a poco se ha enamorado de Sanna, la seduce con su propia composición y neutraliza sus ataques.

Mezclando una estructura narrativa clásica – un bueno contra un grupo de malos – con su muy innovador universo musical, los realizadores han conseguido crear un efecto desestabilizador muy satisfactorio. Los primeros tres capítulos logran mantener la tensión y el interés de la historia, pero el conjunto pierde algo de ritmo cuando entra en escena el elemento amoroso.

Del grupo de cuatro baterías profesionales masculinos, Anders, de formación clásica y aspecto de enterrador, es el más peculiar. Los actores Bengt Nilsson y Sanna Person proporcionan interpretaciones muy creíbles. El mayor logro de la película es sin duda su banda sonora y el juego constante entre sonidos reales, sonidos percibidos y la visión de los sonidos.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.