email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

PELÍCULAS Países Bajos / Bélgica

C’est déjà l’été: realismo sin concesiones

por 

C’est déjà l’été: realismo sin concesiones

C’est déjà l’été [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
cayó como una ducha de agua fría a los asistentes del Brussels Film Festival colmados con el sol brillante del verano bruselense. Martijn Smijts, joven realizador holandés, se apoderó del centro de Seraing, este territorio de cine utilizado antes que él por los hermanos Dardenne. Smijts, realizador de documentales, hace pocas concesiones a la ficción, e instala su cámara en casa de una familia en pleno desamparo. Jean, el padre, y Benjamin, su hijo, se encuentran paralizados por la soledad. La madre los abandonó. Marie, la hija, se pierde en el alcohol, el sexo y las salidas nocturnas para olvidar que ya no tiene veinte años, y sí un niño cuyo padre está preso. Jean disimula su desempleo como una enfermedad vergonzosa y yerra con su camioneta, en busca de un poco de calor, humano a ser posible. Benjamin se dedica a hacer novillos y cuando su profesor se preocupa por su ausencia, no sabe hacer frente a esta muestra de atención, incluso de cariño, más que con violencia.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)
series serie

C’est déjà l’été examina con el microscopio cinematográfico lo inevitable, como una reinterpretación casi documental del determinismo social y hereditario defendido por Zola. Los retratos de las familias de Seraing en los títulos de crédito terminan de apuntalar el realismo del conjunto. No existe ninguna esperanza, a pesar de la reunión final, y eso es posiblemente lo que más diferencia a esta película de las obras de los hermanos Dardenne.

Esta cinta horripilará a ciertos espectadores, que podrán sentirse en plena crisis de secuestro miserabilista; a otros se obsesionará el ambiente sombrío de la película y la extraordinaria interpretación de Patrick Descamps (uno de los pocos actores profesionales de la película, rodeado por un reparto de aficionados tan genuinos como él).

La película ha sido escogida por otra parte por la Comisión Europea para recibir el premio del Año europeo de lucha contra la pobreza y la exclusión social. Producida por De Productie y Tarantula Belgique, la cinta forma parte del programa «De Verbeelding», proyecto común del Netherlands Film Fund y de la Fundación Mondrian.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy