email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

PELÍCULAS BG / HU / MK / SE / Reino Unido

Nada parece imposible para Mission: London

por 

Nada parece imposible para Mission: London

La ópera prima de Dimitar Mitovski, Mission: London [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, sorprendió a todo el mundo en abril cuando supero los 46.000 espectadores en su primer fin de semana, el tercer mejor arranque de la historia de una producción búlgara en su propio país. Al cabo de diez días, el número de espectadores se había elevado a 142.833, por encima incluso de los 130.770 de la todopoderosa Avatar. Tras once semanas de exhibición, la cifra se ha situado en 352.625 y la recaudación en 1,282 millones de euros, lo que la convierte de largo en la película más taquillera de la historia de Bulgaria.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Basada en la célebre novela de Alek Popov, que se encargó asimismo del guión de la película, Mission: London es una comedia de equívocos ambientada en la Embajada de Bulgaria en Londres. En ella, reina el caos – el cónsul ha abierto una tienda desde donde vende tabaco y alcohol a los ciudadanos búlgaros residentes en la capital británica – y cumple raramente con sus obligaciones diplomáticas. El país acaba de ser admitido en la Unión Europea y la esposa del presidente (Ernestina Shinova) desea organizar una fiesta e invitar a la mismísima reina Isabel. Para ello, nombra a un nuevo embajador, Varadin (Julian Vergov), para enderece a los empleados de la Embajada y para que logre que la reina acude a la recepción.

Al margen de sus virtudes como comedia, potenciadas por la presencia de muchas figuras conocidas del país de Europa del Este – entre ellos, el músico Koceto Kalki, el político conservador Pavel Chernev, la artista de turbo-folk Alicia y el cantante de pop y ópera Orlin Goranov -, Popov y Mitovski dotan a la película de unos diálogos ingeniosos e inteligentes y de una dirección muy sólida, superando los límites de la mera parodia. Por encima de todo, juega con la imagen que los búlgaros tienen de sí mismos y muestra la sana auto-crítica que caracteriza a los países balcánicos.

Con un presupuesto de un millón y medio de euros, se trata de la producción búlgara más cuidada con diferencia. Para darle un toque internacional, cuenta con la presencia de un habitual del cine de Guy Ritchie, Alan Ford, y Ralph Brown (Radio encubierta [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
), junto al célebre Georgi Staykov (presente en la trilogía Millennium y The King of Ping Pong [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
), que interpreta a su alter-ego, el “De Niro búlgaro”.

La fantástica fotografía es obra del más importante talento búlgaro en este campo, Nenad Boroevich, mientras que el montaje ha sido realizado por uno de los profesionales más solicitados de Serbia, Marko Glusac. La banda sonora está compuesta por grandes éxitos de David Bowie, Blur y los Sex Pistols, que acompañan perfectamente las imágenes de Londres.

Mission: London es una coproducción de la búlgara SIA Camera, la húngara Matrix Film, la macedonia Dream Factory y la británica Fidelity Film. Además, ha contado con el apoyo del Centro Cinematográfico Búlgaro, la Fundación del Cine de Hungría, el Fondo para el Cine de Macedonia, el organismo sueco Film i Väst y Eurimages.

No hay duda de que el dinero invertido ha sido usado de modo inteligente y, lo que es más, la película puede convertirse en un modelo para futuros éxitos de la taquilla búlgara. Este país ha tenido una gran tradición de cine cómico, si bien la tendencia decayó en los años 70 y 80, por lo que no sorprende que el público se haya lanzado en masa a los cines para disfrutar de esta ansiada dosis de entretenimiento.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy