email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

PRODUCCIÓN Italia / Francia / Irlanda

Un banco italiano produce la última película de Sorrentino, con Sean Penn

por 

Un banco italiano produce la última película de Sorrentino, con Sean Penn

El anuncio es importantes, “histórico” incluso, según Giampaolo Letta, administrador delegado de Medusa Film, que habla de “una nueva manera de entender el cine desde el punto de vista industrial”. Y es que por primera vez un banco italiano tomará parte en la realización de una película, junto a productoras italianas - Medusa, Indigo Film y Lucky Red - y europeas - la francesa ARP y la irlandesa Element Pictures.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

El banco en cuestión es Intesa Sanpaolo y para irrumpir en el séptimo arte ha elegido This Must Be the Place, primera cinta en inglés de Paolo Sorrentino, en la cual invertirá 2,5 millones de euros (sobre un presupuesto total de 28 millones) como parte de una estrategia de apoyo al cine italiano que se aprovecha de la entrada en vigor del crédito fiscal que otorga beneficios fiscales a los sujetos que invierten en la producción cinematográfica.

“Una forma inteligente de incentivar las inversiones”, ha subrayado Corrado Passera, que como director ejecutivo del banco ha seguido íntegramente el proceso de acercamiento al cine, en el cual se encontraba ya como accionista minoritario de Lux Vide y socio con un 10% de Cattleya. El punto de partida ha sido la creación de la oficina especializada Media & Entertainment de Mediocredito Italiano, que ha desembocado en el proyecto Per fiducia, compuesto por dos ciclos de cortos, el primero en manos de un grupo de realizadores consagrados (Ermanno Olmi, Gabriele Salvatores y Sorrentino), el segundo, en las de tres jóvenes talentos. Experimentos breves pero de éxito, también en el plano de la calidad, lo que ha hecho que el grupo bancario tomase confianza en un mundo desconocido. “No se puede improvisar”, agrega Passera, “y antes de nada hemos querido aprender”.

Y, ¿qué mejores “maestros” que el director de Las consecuencias del amor e Il divo [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Nicola Giuliano
entrevista: Paolo Sorrentino
entrevista: Philippe Desandre
ficha del filme
]
y tres productoras, cada una a su manera, de éxito? “Hemos sopesado largamente sobre la posibilidad de dar el gran salto, una película en inglés que nos permitiese llegar a más mercados”, ha explicado Nicola Giuliano (Indigo Film), que ha trabajado con Sorrentino desde L’uomo in più [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
y que ha visto cómo crecía en torno al realizador un cada vez mayor interés por parte de críticos y profesionales de todo el mundo. Han sido muchos los que han ofrecido proyectos más o menos interesantes, pero, añade Giuliano, “estamos orgullosos de que esta nueva obra tenga raíces íntegramente italianas y haya sido capaz de atraer el interés de estrellas extranjeras, como en los tiempos de Bart Lancaster (El gatopardo), Rod Steiger (Las manos obre la ciudad) o Robert De Niro (Érase una vez en América)”.

Así, el reparto estará liderado por dos premios Oscar, Sean Penn y Frances McDormand. Dice la leyenda que Penn, entonces presidente del jurado de Cannes, haya querido felicitar personalmente al director de Il divo y a su protagonista Toni Servillo, cuya relación comparó con la de Peter Sellers y Blake Edwards. Y terminó con una invitación: “Tómame en consideración para futuros proyectos”.

“Escuchar esto del heredero de Brando y De Niro es todo un reto para un autor”, explica Sorrentino. Para ello, hacía falta una historia a la altura, como la de Cheyenne, estrella de rock retirada que se lanza a un viaje que le cambiará la vida. Tras la muerte de su padre, comienza la búsqueda de criminal nazi que tormentó al padre en Auschwitz. “Al contrario que el resto de mis trabajos, se trata de una película luminosa, abierta, que gira en torno a un personaje lleno de alegría”, adelanta el realizador desde Nueva York, donde está trabajando en la búsqueda de localizaciones. Al leer la breve sinopsis (es imposible obtener más, reina el secreto), no se diría, aunque, añade el director, “la película se moverá en tres niveles distintos: la comedia absurda, el retrato íntimo de la relación entre un padre y su hijo y la aceptación del Holocausto”.

Precisamente de aquí nace todo, “de mi curiosidad por los escondites de los criminales nazis”. Ningún elemento autobiográfico, sino la “ambición de adentrarse en el corazón de la mayor tragedia del siglo XX. Será una obra sencilla, muy lineal. Una historia íntima, por delante de algo para nada sencillo, en la que intento unir dos familias, la del protagonista y, metafóricamente, la de Europa”.

La banda sonora está firmada por David Byrne (“un sueño hecho realidad, los Talking Heads eran mis ídolos durante la adolescencia”), mientras que el carácter italiano de la producción se traduce con la presencia en el equipo del director de fotografía Luca Bigazzi y el montador Cristiano Travaglioli. En tiempos de crisis, destaca la ausencia de ayudas por parte del Ministerio de Cultura, mientras que sí han contribuido Eurimages y el Irish Film Board. Hay quien interpreta este primer experimento de deducciones fiscales como un resultado de la reducción de las ayudas públicas, que pone en peligro la supervivencia del cine italiano. “Esperamos que este instrumento contribuya a cubrir los recortes públicos”, comenta Andrea Occhipinti (Lucky Red, con la cual coprodujo Il divo), al tiempo que recuerda que “la deducción fiscal, como demuestran muchos países, da lugar a un mecanismo beneficioso y fomenta la participación de inversores y la llegada de socios internacionales”.

El caso de This Must Be the Place es la confirmación. Junto al 70% de producción italiana (20% para cada una de las compañías Indigo Film, Lucky Red y Medusa Film, y 10% de Intesa Sanpaolo), participan la francesa ARP (20%) y Elements Pictures (10%). Las ventas internacionales de la película, cuyo rodaje comenzará el 16 de agosto en Irlanda, desde donde se trasladarán a los EE.UU. para un total de diez semanas – están en manos de Pathé International. Medusa distribuirá la película en Italia.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del italiano)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy