email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

BERLINALE 2011 Bélgica

Viva Riva !: ajuste de cuentas en Kinshasa

por 

Viva Riva !: ajuste de cuentas en Kinshasa

Kinshasa, década de los años 2000. Esta megalópolis de más de 10 millones de habitantes se extiende decenas de kilómetros y carece de cualquier tipo de sistema apropiado de transporte público, teniendo como tienen los «reyes del petróleo» las llaves de la ciudad. Riva vuelve al país tras 10 años de exilio en Angola, con un cargamento del precioso líquido negro. Riva es rico, ávido, nada legal, pero el cargamento no le pertenece. La hermosa mestiza a la que ha conquistado tampoco es libre. Riva es un cabeza loca que hace caso omiso de cualquier prohibición, sembrando el caos despreocupadamente.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

El año pasado, la Berlinale programó por primera vez una película congolesa (Congo in Four Acts). La cinta reunía cuatro cortos documentales producidos por Djo Munga, quien fue a presentarlos a la capital alemana. Munga reivindicó entonces la necesidad de los africanos de enfrentarse al mundo, de no atrincherarse tras un supuesto desconocimiento de su cultura, lo que explicaría la ausencia de su cine en los grandes festivales internacionales. Este año, no obstante, vuelve con Viva Riva ! [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
(que ya pudimos ver en Toronto el pasado otoño), su primer largometraje, y lo hace sin complejos ante la crème de la crème del cine mundial, con una película con un imaginario rico en influencias cinematográficas de África, América o Asia. Cabe pensar también en Saignantes, del camerunés Jean-Pierre Bekolo, por su atrevida pintura de amazonas urbanas. Próximo al cine de Nollywood a la hora de emplear los códigos del cine de género, Djo Munga pone al servicio del cine negro africano su maestría técnica, capturando una ciudad saturada de colores en medio del tumulto y de la música.

Al haber completado sus estudios en el INSAS, Djo Munga encontró productores en Bélgica: Michael Goldberg para MG productions y Boris Van Gils para la francesa Formosa producen esta cinta que también recibió las ayudas del Centro de cine y contenido audiovisual de la comunidad francesa de Bélgica, de Be TV y de fondos a través de los incentivos fiscales del Tax Shelter belga. Para completar su presupuesto total de 2,5 millones de euros, la obra cuenta con el apoyo de ACP Films, de los fondos Fonds sud, Fonds Image Afrique y OIF, de CNC, de Canal + y de Ciné Cinéma. La alemana Beta Cinema gestiona las ventas internacionales.

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.