email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

BERLINALE 2011 Competición / AL-AR-UR

Un hombre sin cualidades en Un mundo misterioso

por 

Un hombre sin cualidades en Un mundo misterioso

Un mundo misterioso , del argentino Rodrigo Moreno, coproducida por la alemana Rohfilm y presentada en competición en Berlín, ha dejado al público perplejo. La película comienza y termina en la cama de una pareja que se aburre. Su punto de partida es el pedido de Anna, cansada de su insípida relación con Boris, de tener «un tiempo» de separación (la utilización del articulo indefinido es tan importante aquí como en el título), sin precisar en cuánto tiempo está pensando –para enojo de su pareja–.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Comenzamos así a seguir a Boris, silencioso y holgazán, cuyo rostro impasible nunca permite saber qué está pensando. Él divaga de un lado a otro, a menudo solo en un viejo coche rumano, ora en el autobús, donde observa a las mujeres, ora en compañía de treintañeros tan ociosos como él, sin ninguna pasión, sin ningún compromiso. Se sabe, por cierto, que la historia es actual gracias a algunos objetos; principalmente sus teléfonos móviles. La escenografía, el vestuario y la música evocan, en cambio, décadas pasadas, quizá una época en que el cine de la Nouvelle Vague representaba una cierta apatía burguesa.

Aunque Boris mata el tiempo sin entusiasmo alguno (esta idea de negar la realidad está acentuada por el motivo del subterfugio, del disfraz), el espectador siente pasar el tiempo claramente, y Moreno sólo le ofrece para distraerse uno o dos personajes amenos con una perspectiva más burlona de la banalidad de las cosas –«Ah bueno, ¿no pasa nada en su segunda novela? ¡Mejor, imagínate si sólo escribiera best-sellers!», dice a Boris, en la librería, el único de sus amigos con sentido del humor–.

Por último, después de una fiesta de Nochevieja fracasada, Boris vuelve a la casa de Ana, como si nada. El «tiempo» que ella había pedido, para ver qué pasaba, resulta inútil en un mundo insípido donde el tiempo, que no está ocupado, no pasa y abandona a los personajes en una espera permanente.

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.