email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

VENECIA 2011 Fuera de competición

La Folie Almayer, una interpretación muy personal de la novela de Conrad

por 

La Folie Almayer, una interpretación muy personal de la novela de Conrad

Chantal Akerman , presente en el 68° Festival de Venecia para acompañar la proyección fuera de competición de La Folie Almayer [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, fue aclamada por el director del Festival, Marco Müller, quien alabó su trabajo y lamenta que la directora belga no esté a favor de un León de Oro o de la participación de su película en competición.

Chantal Akerman adapta la primera novela de Joseph Conrad alejándose sensiblemente del contenido original. Es siempre cuestión del Capitan Almayer y de su hija Nina que viven en alguna parte en Malasia, lejos de todo. El padre quiere a su hija, fruto de su unión con una indígena que enloqueció, pero el amor no es recíproco. Nina, que está en un pensionado donde pretenden educarla para hacer de ella una blanca, permanece insensible a las palabras de su padre. Ella se siente atraída por los suyos, por Dain, un prófugo que prometió ayudar a Almayer a encontrar la mina de oro que busca desde hace tiempo…

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

"Quédate conmigo. Iremos a Europa. Te encontraré un hombre y viviremos todos juntos." Esta citación de la novela marcó mucho tiempo a la directora quién la tomó como punto de partida para concebir su película, una coproducción entre Francia (mayoritaria) y Bélgica que contó con el mecanismo federal del Tax Shelter.

Con el fin de depositar el guión en Bélgica, Chantal Akerman tuvo que contratar a una actriz belga y es la joven Aurora Marion, la cual protagoniza su primera película, que fue escogida en el papel central de Nina. Una vez más, es una citación que fue determinante para la cineasta: “yo no soy blanca”.

La Folie Almayer aborda antes que nada esta cuestión relativa a la etnia y a la integración a su pueblo en una lucha inconsciente contra el desarraigo forzado. Para armonizarse con la lentitud y el tono solemne y casi teatral de su película, Chantal Akerman necesitaba una fotografía liberada de la frialdad de la imagen HD y opta por un rodaje en Super 16. La emulsión de la bobina añade la belleza sucia y sudorosa que necesitaba la película para hacer del lugar (esta selva, este río, este hoyo en el cual Almayer espera a la muerte) un personaje separado y determinante en esta historia de amor, de espera y de muerte en el alma.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.