email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

CANNES 2012 Semana de la Crítica

Broken: un mosaico iniciático en el ciclo de la vida

por 

- El británico Rufus Norris ofrece un primer largometraje imaginativo y prometedor en el que mezcla comedia y drama con un virtuosismo sorprendente

Broken: un mosaico iniciático en el ciclo de la vida

El británico Rufus Norris dejó anoche en la inauguración de la Semana de la Crítica del festival de Cannes una muy buena impresión con la gran riqueza de motivos en torno a la tradicional figura de la joven a medio camino entre la infancia y la adolescencia, situada en el centro de la serie de narraciones entrecruzadas de tres familias de vecinos en un suburbio característico de Gran Bretaña que presenta Broken [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
. La película, ópera prima de un hombre que proviene del teatro, hace gala de un ritmo preciso y de un encanto irresistible, debido en parte al carisma de su joven protagonista (Eloise Laurence) y al magnífico trabajo de montaje y música.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)
series serie

El guion de Broken, adaptación de Mark O’Rowe de una novela de Daniel Clay, se centra en Skunk, una joven de 11 años cuyo nombre real es Emily. Skunk es diabética y vive con su padre, un abogado llamado Archie (al que da vida un excelente Tim Roth), su hermano mayor y su niñera, Kasia. Nunca llegó a conocer a su madre, que abandonó el hogar familiar años atrás: un ejemplo de familia rota como tantas otras en el vecindario. Con ellos conviven los Oswald, cuyo padre de familia tuvo que criar a las arpías de sus tres hijas a raíz de la muerte prematura de la madre, y los Buckley, cuyo hijo Rick es un desequilibrado mental. Es verano: Skunk va por primera vez al instituto, donde trabaja el profesor Mike, enamorado de Kasia (y encarnado por Cillian Murphy), y descubre los sentimientos a veces violentos y casi siempre complejos que perturban su entorno: el peso de las mentiras, el impacto del miedo, la debilidad y la violencia. A los amores que nacen y mueren acompañan los límites del cariño paterno y la frontera indecible de la locura: el drama reside en cualquier periferia banal, en el seno de cualquier persona, como una suerte de deuda que sufrimos sin que hayamos querido responsabilizarnos de ella.

Paradójicamente, la película aborda estos argumentos más que serios con la ligereza que ofrece la comedia y la frescura. La precisión de sus retratos (desde los primeros besos en la adolescencia hasta las actitudes de los padres en materia de educación) de la docena de protagonistas de la cinta se compenetra en un torbellino de escenas (y planos) que en ocasiones se apoyan en habilidosos flashbacks que muestran las mismas acciones desde otros puntos de vista. Las mentiras y los silencios tienen consecuencias perversas y brutales que analiza como observadora la angélica Skunk. Sin embargo, también ella terminará por entrar en ese círculo de la vida en el que igualmente ronda la muerte.

Más allá del talento de sus actores, Broken resulta una agradable sorpresa por la deconstrucción consciente de su narración y por la inyección, a pequeñas dosis, de secuencias oníricas. Saltando improvisadamente de un personaje a otro, la película se apoya en multitud de pequeños detalles y accesorios, dotando de una auténtica identidad a unos personajes relativamente arquetípicos (el abogado confesor que resuelve problemas, el vecino impulsivo que se expresa con la fuerza, la pequeña chantajista, la chica fácil, la mujer que busca la estabilidad, el hombre que no sabe lo que quiere, la madre asfixiante en su deseo de proteger a los suyos, etc.). A su ritmo endiablado tenemos que sumar un trabajo muy sofisticado en la música (a cargo de Damon Albarn) y en el sonido, a los que el director recurre continua y oportunamente. Un mosaico narrativo y sonoro que confiere a la película una originalidad nada pretenciosa y un halo de modernidad en un territorio emocional hollado, manteniendo siempre el respeto por la sólida tradición del cine realista británico. Dados los puntos cosechados con su ópera prima, esperamos con mucha curiosidad lo que Rufus Norris pueda ofrecernos en su próxima obra.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy