email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

PRODUCCIÓN Bélgica

Dominique Deruddere y sus amores colombófilos

- Dominique Deruddere comienza el rodaje de su novena película: Flying Home, una comedia romántica basada en el mundo de las palomas mensajeras

Dominique Deruddere y sus amores colombófilos

Dominique Deruddere acaba de comenzar el rodaje de las escenas flamencas de su próxima película, titulada Flying Home, una película protagonizada por... ¡palomas! O, más bien, una película sobre la colombofilia; y en Bélgica no se ríen de la colombofilia, pues la cría de palomas es una práctica vista como un verdadero deporte (se habla del deporte colombófilo).

No sorprende, por tanto, que esta primera película sobre esta temática esté creando cierta expectación. Como Deruddere no es un hombre que suela dejar las cosas a medias, ha imaginado un argumento internacional y sentimental que envuelve a un jeque de Dubai, un enviado especial neoyorquino interpretado por un antiguo modelo de Calvin Klein (el actor irlandés Jamie Dornan), una joven estrella de Bélgica (Charlotte De Bruyn, a la que pronto veremos en Little Black Spiders), y un terco ganadero flamenco (el intenso Jan Decleir). Fiel al trabajo, como en la amistad, Deruddere ofrece también un papel importante a Josse de Pauw, el héroe de su ópera prima, Amor loco, una loca adaptación de Bukowski que en 1990 le valió el premio a la mejor película flamenca de los últimos 25 años. Aunque no dirige muy a menudo (rodó su última película, Firmin, en 2007), Deruddere mantiene un puesto particular en la cinematografía belga, su carrera es atípica e internacional. Justo después de su primera cinta, rodó dos producciones internacionales (Espera la primavera, Bandini, una adaptación de John Fante, e inmediatamente Suite 16). En 2000, su quinto largometraje, Quiero ser famosa, compitió por el Oscar a la mejor película en lengua no inglesa y en 2005, rodó Banquete de boda en Alemania.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

El equipo se ha trasladado a Flandes durante 15 días, a Waton, antes de proseguir con el rodaje de esta película, sobre todo en inglés, en Nueva York. Produce Otomatic (la compañía de Dominique Deruddere) con el apoyo del Vlaams Audiovisuel Fonds.

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.