email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

VENECIA 2012 Fuera de competición

Jean-Pierre Bacri encuentra el amor en Cherchez Hortense

por 

- La SEXTA película como director de Pascal Bonitzer aporta un toque ligero a la selección, quizás algo oscura, de la 69ª Mostra de Venecia

Jean-Pierre Bacri encuentra el amor en Cherchez Hortense

Pascal Bonitzer, conocido por su trabajo como guionista para André Téchiné, Jacques Rivette o Raúl Ruiz, entre otros, vuelve a la dirección con una comedia dulce y amarga, muy parisina, fuera de competición en la selección de la Mostra.

Damien (Jean-Pierre Bacri) y su mujer, Iva (Kristin Scott Thomas), se acercan al final de una relación desgastada por la lasitud. Él es profesor de civilización china, y ella, una directora de cine sensible al encanto de sus jóvenes actores. Damien mantiene una relación extraña con su padre (Claude Rich), consejero de Estado al que intenta pedir ayuda, en vano, para evitar la expulsión de una joven inmigrante sin papeles. La joven (interpretada por Isabelle Carré) provocará nuevas emociones en casa de Damien...

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)
series serie

No se puede afirmar que la inmigración ilegal sea el tema de Cherchez Hortense [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
, que más bien utiliza ese pretexto como un hilo que, de forma bastante ligera, une una historia ambientada en el mismo contexto burgués intelectual del que proviene el autor. Quizás sea esa la razón por la que Bonitzer consiga dar más credibilidad a la situación de este cincuentón que retoma su vida sentimental diez años después de la tradicional crisis de los cuarenta. En esta dinámica, Jean-Pierre Bacri solo necesita un plano para dejar salir una dejadez gruñona y una sumisión a la vida, al patriarcado y a las normas, tanto administrativas como sociales, que intenta quebrantar torpemente. Él, que en un viaje a China descubrió su pasión por esta civilización milenaria, se encuentra hoy analizando facturas económicas para favorecer los intereses de los jefes de empresa. Tiene la sensación de haberse vendido, y su reencuentro con esta clandestina soñadora le da voluntad para rescatarse tras haberla decepcionado en un principio.

A esta comedia dramática, clásica en Francia, quizás le falta precisión en las situaciones más neutras (una conversación telefónica que parece que se representa de manera unilateral, imposibles encuentros casuales en la inmensidad parisina, etc.), pero también ofrece interesantes momentos cómicos (particularmente sobre la homosexualidad). Aunque la película desprende cierta ternura, habría sido preferible crear una historia más consistente, con una sátira o una verdadera reflexión sobre los temas que en realidad apenas toca.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy