email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

VENECIA 2012 Competición

Passion confía en la química entre McAdams y Rapace

por 

- El colorido thriller de Brian De Palma sumerge al público en un mundo de juegos oscuros y manipulación

Passion confía en la química entre McAdams y Rapace

Cinco años después de proyectar su drama bélico Redacted en la competición de Venecia, Brian De Palma vuelve al Lido con una película totalmente diferente. Passion [+lee también:
tráiler
making of
ficha del filme
]
se desarrolla en el marco del competitivo mundo de la publicidad y narra una historia de ambiciones, lujuria, engaños y juegos peligrosos.

Basada en Crime d'amour, de Alain Corneau, pero adaptada (¿o censurada?) para abarcar los temas favoritos de De Palma, Passion se centra en Christine (Rachel McAdams) e Isabelle (Noomi Rapace), dos jóvenes que trabajan en una campaña de publicidad para un novedoso teléfono móvil. Parecen muy buenas amigas e incluso intercambian un beso en un coche, pero cuando Christine roba la idea de Isabelle y la utiliza para ascender, su relación da un giro y se sumerge en áreas cada vez más oscuras.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Con McAdams, Rapace, una comparación tal vez precipitada con Instinto básico y la promesa de un placer exagerado como anzuelo, Passion podrá alcanzar el éxito internacional, pero la obra de De Palma lucha por encontrar el tono correcto y, en ocasiones, se vuelve involuntariamente cómica. Los cambios de ritmo y algunas elecciones fáciles en cuanto al guion desconcertarán al público mientras la cámara se pasea por la arquitectura berlinesa, por suntuosos vestidos y algunas interesantes e impresionantes elecciones artísticas.

McAdams y Rapace se comunican muy bien en la pantalla, pero es mucho más interesante el personaje de Dani, protagonizado por Karoline Herfurth, la asistente de Isabella que hace que las cosas vayan aún más lejos cuando interviene entre las dos protagonistas. Desafortunadamente, las cosas se complican tanto (el director utiliza escenas de sueños para nublar más todavía la realidad ya de por sí nebulosa) que casi rozan lo incoherente. Cuando llega el desenlace de la historia, cabe pensar que el público pueda estar demasiado cansado para disfrutar de la gran sorpresa final de De Palma.

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.