email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

BERLINALE 2013 Competición / Francia

Los vaivenes de Elle s'en va

por 

- La película dirigida por Emmanuelle Bercot y protagonizada por Catherine Deneuve ha puesto un broche amable y risueño a la competición de la 63ª Berlinale

Los vaivenes de Elle s'en va

Como viene siendo habitual, el festival de cine de Berlínha escogido una película ligera y risueña para concluir el programa de su competición. Este año, esa cinta ha sido Elle s'en va [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, una obra de Emmanuelle Bercot que en gran parte se apoya, naturalmente, no solo en la interpretación de Catherine Deneuve, sino también en ese aura entrañable que ha adquirido estos últimos años la actriz francesa a raíz de películas como Les bien-aimés, de Christophe Honoré. El personaje de mujer-niña sexagenaria llamado Bettie dista de ser, en cualquier caso, el único encanto de la cinta: a su alrededor, el largometraje de Bercot despliega toda la ternura y la gracia de su guion, la alegría y hermosura de su fotografía y unos actores secundarios deliciosos, empezando por el jovencísimo Nemo Schiffman, que para el papel del espabilado nieto de Bettie hace gala de un gran aplomo y protagoniza adorables payasadas que enmascaran una necesidad de afecto conmovedora.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Si Bettie se marcha, dejando tras de sí la Bretaña que la eligió Miss en 1969 y que casi jamás abandonó, es que todo está perdido: su gran amor dejó a su mujer por una jovencita, su restaurante está al borde de la quiebra y su vieja madre, con quien todavía vive (su lecho es el típico de una niña, para una sola persona), empieza a agobiarla de verdad con sus entremetimientos. Ahora más que nunca, se hace indispensable fumar un cigarrillo y desconectar. Por ello, se monta en su coche hacia ninguna parte y, de liana en liana (es domingo y en todos los pintorescos pueblecillos que atraviesa no hay estancos abiertos), de  encuentro absurdo y poético a otro, Bettie pasa de una región a la siguiente mientras su hija (la cantante Camille) trata de ponerse en contacto con ella por primera vez tras años de silencio para pedirle que acompañe a su hijo Charlie a casa de su abuelo paterno mientras ella busca trabajo.

La premisa del cigarrillo no es más que uno de los numerosos hallazgos simpáticos de la película, que rebosa de réplicas picantes y momentos suculentos: por ejemplo, la escena en la que Bettie se emborracha en un bar cualquiera y un fresco y "supersensible" treintañero (Paul Hamy) trata de ligar descaradamente con ella, la llamada telefónica de una Camille sin pelos en la lengua, la grotesca historia de la muerte del marido de Bettie, la reunión de las antiguas Miss regionales de 1969... Sin duda, las aventuras de esta mujer que salió buscando tabaco y terminó encontrándose a sí misma deben consumirse y sin moderación.

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.