email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

INDUSTRIA Francia

Los productores independientes se rebelan

por 

- Cuatro organizaciones de profesionales independientes anuncian un boicot a raíz de la decisión gubernamental de extender el nuevo convenio colectivo de la producción cinematográfica a todo el sector profesional

Los productores independientes se rebelan

La API (asociación que reúne los grupos Pathé, Gaumont, MK2 y UGC) y los sindicatos SNTPCT (que agrupa a técnicos de cine y televisión), CGT, CGC, CFTC y un brazo de FO son los organismos franceses que firmaron el convenio colectivo que determina las condiciones laborales en el ámbito de la producción cinematográfica. Desde hace algunos meses, este convenio es objeto de una gran polémica a raíz de que las organizaciones de productores de cine independiente que no lo firmaron hayan advertido que terminará destruyendo el cine francés. La reciente decisión del ministro de trabajo y de la ministra de cultura de ampliar a partir del próximo 1 de julio el alcance del convenio a todos los profesionales ha provocado reacciones airadas en la APC (asociación de productores de cine), el SPI (sindicato de productores independiente), la AFPF (asociación francesa de productores de películas) y la UPF (unión de productores de films), que han decidido suspender su participación en comisiones y comités profesionales (la aprobación y los adelantos a cuenta de futuros ingresos del CNC son un ejemplo).

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

En un comunicado conjunto, las cuatro organizaciones apuntan que "no cejan en su empeño de alertar a los poderes públicos" de las consecuencias de este convenio colectivo "en términos de destrucción de empleo y de películas" (que, según sus previsiones, llegaría a 50 largometrajes menos al año y entre otras 20 y 30 deslocalizaciones de rodaje). Las asociaciones muestran su indignación "por el rechazo persistente de los poderes públicos a la hora de prestar atención a cualquier tipo de consideración por nuestra parte, por pequeña que sea, sea de carácter oral, escrito o a través de nuestros actos" y destacan que "no pueden aceptar, por mucho que representen el 50 % de las películas producidas en Francia, ser tratadas con semejante incoherencia y desprecio". Las cuatro organizaciones expresan también su "estupefacción al ver que las autoridades de control actúan en perjuicio del interés general del sector y contradicen de esta manera su propio compromiso a favor del empleo y de la diversidad cultural". Continuará.

Este estallido ha eclipsado el anuncio por parte del CNC del ajuste en sus ayudas a la distribución de películas para salir en apoyo de la toma de riesgos en un mercado cada vez más duro y polarizado (fracasos más severos y resultados medios menos frecuentes). Una de las medidas aprobadas más importantes es la introducción de una aportación extra para las distribuidoras que inviertan una garantía mínima (MG) en producciones de un presupuesto inferior a los 4 millones de euros, de mayoría francesa y sin financiación previa de ninguna televisión en abierto. El CNC también dará más importancia a las ayudas selectivas para la distribución de películas en los cines de arte y ensayo.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy