email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

INDUSTRIA Francia

François Dupeyron ataca el sistema de financiación francés

por 

- El director de Mon âme par toi guérie, que competirá la semana que viene en San Sebastián, relata con virulencia sus sinsabores y dispara contra las precompras de las televisiones

François Dupeyron ataca el sistema de financiación francés

François Dupeyron no es ningún director menor en el panorama cinematográfico francés; prueba de ello son, entre otras, Un extraño lugar para un encuentro (nominada en 1989 a los premios César a la mejor ópera prima y al mejor guion), ¿Qué es la vida? (presentada a concurso en San Sebastián en 1999), El pabellón de los oficialess (en competición por la Palma de Oro de Cannes en 2001), El señor Ibrahim y las flores del Corán [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
 (proyectada fuera de concurso en Venecia en 2003 y nominada al Globo de Oro al año siguiente), Clandestino (en competición por la Concha de Oro de San Sebastián en 2004) y Aide-toi le ciel t’aidera (mención especial en Roma en 2008). Su última obra, Mon âme par toi guérie [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
 (leer más), celebrará su estreno mundial en competición en el 61° festival de cine de San Sebastián entre los días 20 y 28 de septiembre de 2013. Por ello, su relato desgarrador y ofensivo, según la prensa, de las amarguras que le ha deparado estos últimos años el sistema de financiación del cine francés es del máximo interés, más aún teniendo en cuenta la calidad de su último trabajo (sobre la que Cineuropa dará cuenta próximamente) y las inevitables reacciones que va a suscitar.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

"La última vez que una televisión pública puso dinero en una película mía fue en 2003. ¡Va a hacer diez años ya que me rechazan todo! (...) No me he quedado de brazos cruzados: he escrito ocho, diez guiones, he tenido adelantos a cuenta de futuros ingresos que terminé perdiendo, he escrito cuatro novelas (...) Desde 2007, Canal+ no me compra nada. Estoy señalado en rojo. «Dupeyron, nos gusta mucho lo que haces, pero esto no». Cada vez que oigo esta cantilena, temo lo siguiente".

Volviendo al proyecto Mon âme par toi guérie (salvado en el último momento por Paolo Branco), el cineasta hace un flashback hasta principios de 2013: "Tengo el adelanto, tengo el dinero de la región y ya está. La 2la 3ArteCanal+, todos dijeron que no. Reescribí la propuesta y la volví a presentar. Otra vez no. Orange me dijo que tal vez, si tuviera un distribuidor (…) De todos modos, todas las distribuidoras a las que lo presentamos se negaron (...) Tuve dos encuentros, en la misma semana, con dos productores para dos proyectos. El miércoles con uno para una historia sobre uno que tiene un don. El tipo releyó el guion y tachó las palabrotas. Sí, ¡las palabrotas! (...) Todo eso porque ¿cómo vas a presentar un guion a la 2 o a la 3 con una palabrota ahí? ¡Fuera de aquí! Tienen tal poder que parece un pequeño reino del terror (...) Hace diez años que rechazan todo lo que propongo y ahora me vienen con las palabrotas (...).

Estos últimos años he tratado de comprenderlo un poco, me dije que tal vez tenían razón, que los guiones eran demasiado esto o lo otro. Lo intenté con varios estilos, varios géneros. Y comprendí que no había nada que comprender. Estaba perdiendo el tiempo. Desde hace algunos años, la moda pasa por leer fichas (...) Dos veces me clasificaron como "Tema no tratado". Estamos en un sistema soviético: si la tele te da el sí, haces la peli; si la tele dice no… puedes irte a dormir (...) Me cruzo con productores que se clasifican como "productores independientes" y todos dependen de la televisión, y, hoy en día, también de los distribuidores (...) Hace dos años, preparé una nota de intención para un guion que propusimos a Arte. Tuve la desgracia de citar a Tarkovski para explicar ya no me acuerdo qué. ¡Ay! La respuesta fue de lo más mordaz: "No, Tarkovski no puede ser".

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.