email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

SAN SEBASTIÁN 2013

Caníbal: El amor del monstruo

por 

- Manuel Martín Cuenca presenta en competición por la Concha de Oro del festival de San Sebastián una atípica historia de amor que aúna la belleza y el horror más extremo

Caníbal: El amor del monstruo

Con una sólida e interesante carrera que combina ficción y documental, el director Manuel Martín Cuenca ha presentado Caníbal [+lee también:
tráiler
entrevista: Manuel Martín Cuenca
ficha del filme
]
, una de las películas más esperadas de la Sección Oficial de San Sebastián y su obra más ambiciosa y redonda hasta el momento, también proyectada en el pasado Festival de Toronto.

Carlos, interpretado por un excelente Antonio de la Torre y ya candidato al premio de interpretación, es el sastre más prestigioso de Granada, pero también es un asesino en la sombra que ejecuta y se come a sus elegidas víctimas con meticulosidad, exquisitez y orden. Un ritual casi perfecto y fascinante que se repite con cada nueva víctima y que le permite no levantar ni una mínima sospecha. En su frigorífico sólo hay restos humanos cuidadosamente elegidos, envueltos y ordenados. Pero Carlos no tiene ni un remordimiento, ni culpa ni parece ser consciente de lo que hace hasta que Nina (la actriz Olimpia Melinte en un papel doble), una inmigrante rumana, aparece en su vida para trastocarla y cambiarla por completo. Por ella, conoce la verdadera naturaleza de sus actos y surge, por primera vez, el amor.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Caníbal está concebida desde la exquisitez y la belleza pero no cae en ningún momento en el esteticismo vacío. Cada plano es casi una composición artística que actúa de contrapunto al horror que también aparece en la pantalla y nos da información sobre el mundo que rodea a Carlos. A diferencia de la mayoría de películas españolas ambientadas en espacios urbanos de grandes ciudades, ésta se desarrolla en Granada, una pequeña ciudad de provincias española, una elección que le permite al director mostrar una realidad muy diferente donde perviven en la escala social muchos valores conservadores que también juegan su papel en la coherencia de la historia.

La película es una coproducción entre España, Rumanía, Rusia y Francia. Encabezan la producción La Loma Blanca PC, del propio Manuel Martín Cuenca, y Mod Producciones SL, que dirige Fernando Bovaira. Las ventas internacionales corresponden a Film Factory Entertainment (Barcelona).

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.