email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

PELÍCULAS Dinamarca

Nymphomaniac. Volumen 1: un puzzle mental muy físico

por 

- Llega la novelesca vida sexual de una joven bajo forma de vía crucis y lectura esotérica a cargo del virtuoso, provocador y torturado Lars von Trier

Nymphomaniac. Volumen 1: un puzzle mental muy físico
La actriz inglesa Stacy Martin en Nymphomaniac

Ensangrentada, con la cara cubierta de hematomas y tirada en el suelo en la posición exacta del Cristo crucificado al principio de Nymphomaniac. Volumen 1 [+lee también:
tráiler
entrevista: Louise Vesth
ficha del filme
]
, Joe, la heroína de la nueva película de Lars von Trier, sigue la línea de las figuras femininas sacrificiales, (auto)destructivas y en la búsqueda de redención tan familiares del universo convulso del cineasta danés: desde Bess (Rompiendo las olas) hasta Elle (Anticristo [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Lars von Trier
ficha del filme
]
), pasando por Selma (Bailando en la oscuridad) y Grace (Dogville [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
).

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)
Les Arcs November Internal

"Soy una mala persona", "es mi culpa"... Las confesiones de Joe (Charlotte Gainsbourg, cuya voz acompaña los flashbacks de la juventud de su personaje, encarnado por Stacy Martin) anuncian de golpe la tonalidad torturada de la película, al término de una secuencia de apertura magistral, que pasa de la oscuridad a la nieve que cae y se derrite en un agua que se desliza sobre laberintos de patios desnudos rodeados de altos muros. En esta soledad total encuentra a Joe Seligman (Stellan Skarsgard), cuyo nombre significa "el bendecido": un hombre abierto y tolerante, una mezcla entre psicoanalista, viejo sabio y criatura enviada por los poderes celestiales, que escuchará la narración de una tumultuosa vida sexual y sentimental, al tiempo que ofrece un nivel más inusual de lectura. Las incursiones en lo ocultista, la metafísica, el panteísmo y la mitología (el árbol de ceniza y sus yemas negras de las leyendas nórdicas), las matemáticas (la serie de Fibonacci y el número de oro), la musicología (el trítono o el acorde del diablo, Bach y la polifonía) y la literatura (La caída de la casa Usher, de Edgar Allan Poe) hacen de Nymphomaniac. Volumen 1 un puzzle mental complejo (y algo perturbado) bajo trazas de provocador retrato sexual.

En cinco capítulos (sobre los 8 que las dos partes de la película comprenden en total, un número cuyos significados esotéricos reenvían al mal -el tristemente célebre 88- y al bien -el 888 de la resurrección-) se dibuja la espiral de adicción sexual en la que Joe se precipita. El primer capítulo ("El perfecto pescador con caña", inspirado en el libro homónimo de Izaac Walton), retrata las primeras aventuras eróticas de la joven Joe, la vergonzosa pérdida de su virginidad, sus salvajes y competitivos experimentos adolescentes ("la ropa, házmelo rápido"), el descubrimiento de sus estratagemas y de su poder sobre los hombres y la búsqueda del placer. El segundo capítulo ("Jérôme") evoca la tentación perdida del amor y sus consecuencias: la intensificación de la persecución de los hombres, los estudios morfológicos en el "país de los penes", etc.. A continuación, es el encuentro con una mujer engañada, en el tercer capítulo ("Madame H.", octava letra del alfabeto), cuando Joe se zambulle en lo profundo de la ninfomanía, la soledad interior y la insensibilidad ("un largo círculo de hombres que identificada con dificultad", "no se hace una tortilla sin romper algunos huevos"). Luego vendrán las fases de "Delirum" (la locura y la muerte de su padre) y "La pequeña escuela del órgano" (la organización de una vida sexual con ocho hombres cada noche, el sentimiento de vivir en una jaula y la ruptura del alma en tres, retratada por la pantalla partida), antes de que el amante Jerôme reaparezca y Joe se dé cuenta, para su gran desesperación, de que "ya no siente nada".

Una obra fascinante aún a pesar de su dimensión algo caótica, con multitud de sublecturas ocultas y algunas provocaciones gratuitas deslizadas por Lars Von Trier sobre su presunto antisemitismo. Nymphomaniac. Volumen 1 es una nueva demostración de la virtuosidad de un cineasta roto entre la carne y el espíritu, un gran artista molesto trabajando en la caótica frontera entre las nociones del bien y del mal, un director navegando desde la banda alemana de metal de Rammstein al sonido de las hojas crujiendo por el viento. Todo un programa repleto y consumido con exceso (hasta la última vanidad de decir que la película es una "versión corta y censurada", "sin implicación del director") que arremeterá con fuerza en las puertas de los cines europeos a partir del 25 de diciembre.

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.